La intolerancia se castiga

Los comunicadores no deben transmitir mensajes de intolerancia basados en orientaciones religiosas, sexuales o comentarios de odio, de índole racial o étnico.

 

Es impensable que sea precisamente una persona calificada para ejercer el libre ejercicio del periodismo la que a propósito esté propagando ideas que recuerdan a las disputas medievales.

 

Por fortuna reinó la sensatez de una mayoría que entiende que el intercambio de ideas con respeto es la fórmula que debe imperar en un país con libertad para profesar o no una religión.

 

Mario Lara
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @mlarapty
Instagram: mariolarapma

 

  • Visto: 131