Justicia cuestionada

  • Euclides Corro
Euclides M. Corro R. |

El país ha sido impactado  negativamente con el resultado final del juicio seguido al ex presidente de la República, Ricardo Martinelli, donde más allá de si se hizo justicia o no, ha quedado evidenciado que el sistema jurídico puede ser manipulado por intereses exógenos e internos.


Desde hace mucho venía advirtiendo lo lamentable de que el caso se convirtiera en un “show” mediático, donde más allá de la verdad, se imponía la decisión de altos dirigentes del gobierno anterior para aplicar “un pase de factura” por encima de la justicia. 


Y allí estuvo la falla. Estoy convencido que sin esa intromisión, el trabajo de los fiscales hubiera sido más encomiable, en vez de una cadena de fallas y distorsiones que contaminaron el juicio, al extremo de convertirlo en una mascarada. Cuando me preguntaban sobre el posible fallo, no dudé en advertir que sería el de  “no culpable”. No era una cuestión de tener una “bola de cristal” para adivinar, sino de imponer la lógica ante todos los acontecimientos, desde la actuación de la defensa como la de los fiscales. Y así fue. 


Un fallo de “no culpable” no significa que el acusado sea inocente, sino que los investigadores no lograron aportar en sus experticias la plena responsabilidad de lo ocurrido, al sujeto objeto de las acusaciones. Algunos están buscando la fiebre en la manta señalando a los tres jueces encargados de analizar los aportes y alegatos de la defensa del acusado y las pruebas aportadas por los siete fiscales. 


No pretendo darle malicia alguna al trabajo de estos últimos funcionarios de la justicia. Sin embargo, tanto en este caso como en muchos otros, está demostrada la ineficiencia investigativa del Ministerio Público.

Lamentable situación, pero una realidad a todas luces. Lo más grave de todo es el daño que se le ha hecho a la justicia y a la imagen del país. Por tanto, es hora de adecentar el sistema y devolverle la confianza del mismo al pueblo panameño. Para mañana es tarde.

Euclides Corro 
[email protected]

* El autor es periodista.