Autora retrata la crisis venezolana desde la ficción

Karina Sainz Borgo (Caracas, 1982), periodista cultural venezolana afincada en España desde hace una década, publica su primera novela La Hija de la Española (Lumen),...
  • Autora retrata la crisis venezolana desde la ficción
Leyles Rubio Leon |

Karina Sainz Borgo (Caracas, 1982), periodista cultural venezolana afincada en España desde hace una década, publica su primera novela La Hija de la Española (Lumen), que se ha convertido en un fenómeno editorial.

Allí representa la crueldad con la que se gobierna en su país. Sus personajes tienen que sobrevivir a lo más parecido a un cataclismo.

¿Qué función cumple literatura en ti?
Vital, como la respiración.


¿Cómo equilibras tu día a día para poder escribir?
Cuando no leo, escribo. Cuando no escribo, leo. Nunca paro, ya que trabajo como periodista cultural, además de escribir ficción.

¿Qué significa ser escritor?
Es una forma de minería, si nos atenemos a la afirmación de Philip Roth según la cual escribir es bajar a la mina.


¿Qué libro estás leyendo en estos momentos?
Canciones para el incendio, de Juan Gabriel Vásquez y Totalidad sexual del cosmos, de Juan Bonilla.


¿Rayas los libros?
Sí. Y los acribillo con postips.


¿Hasta qué punto el escritor puede hablar sobre lo que escribió? ¿Sabe él qué es lo que ha escrito en realidad?
Es lo deseable que tenga claro qué ha escrito, lo que escapa de su arbitrio es qué interpretaciones tendrá ese libro.


¿Cómo nació la idea de La hija de la española?
Es un libro que lleva escribiéndose en mi interior desde hace más de diez años. Es mi tercera novela escrita y la primera publicada, aquella en la que, al fin, cuajada literariamente.


¿Qué fue lo más difícil al momento de decidir contar la historia?
No caer en una novela de denuncia o centrada en el dato. Procuré aspirar a lo universal, de ahí que la estructura sea profunda y alegórica.


¿Tuviste miedo mientras la escribías?
Sin duda, de ahí que el lenguaje del texto apele a imágenes que se mueven entre lo lírico y violento. Volqué todo allí.


¿Qué otras historias sirvieron para entender mejor los temas que ha tratado?
Hay muchos, desde la poesía de Borges o Sófocles, hasta la poesía de Yolanda Pantin.


¿Corregiste mucho?
La base de un libro está en la edición. Y sí, edité mucho.


Trastocas los tiempos de la historia. ¿Fue una decisión consciente para la estructura?
Por supuesto, me gustaría yuxtaponer tiempos y trazar un arco cronológico.


¿Te gusta el reguetón? ¿Por qué asociarlo solo a los delincuentes?
No me gusta y no está asociado a delincuentes, en absoluto. Es una música que suena todo el tiempo porque en la vida real es así. Leyles Rubio León
Enviado Especial
[email protected]
@checherule