feria del libro 2019
Slider

Lagos secos y peleas por agua en la ciudad india de Chennai

En las filas de espera para llenar los bidones estallan peleas y los lagos parecen paisajes lunares. En la ciudad india de Chennai (antiguamente Madrás) una sequía extrema obliga a los habitantes a luchar por el agua, convertida en el oro azul.

 

En medio de un chirrido de poleas y de salpicaduras, la gente tira lo más rápido que puede del fondo de los pozos los bidones con el preciado líquido.

Las escasas precipitaciones de los últimos 18 meses han sumido esta ciudad de diez millones de habitantes en el sur de India en una desesperación que podría durar todavía semanas.

 

Es la capital del rico estado de Tamil Nadu. En tiempos normales Chennai dispone de 830 millones de litros de agua diarios. En la actualidad las autoridades sólo logran suministrar el 60%. Los depósitos están secos y los niveles de las capas freáticas bajan.

 

"No conseguimos dormir por la noche porque tenemos miedo de que se termine el agua del pozo", declara a la AFP Srinivasan V, un electricista de 39 años que llegó al alba para recoger la cantidad autorizada en su barrio, cercano al aeropuerto internacional. Los cubos bajan hasta veinte metros de profundidad.

 

Frente a esta penuria, los gerentes pusieron un candado al pozo y solo autorizan a 70 familias que dependen de él sacar cada una tres recipientes de 25 litros por día. Una cantidad insuficiente que los obliga a buscar otras fuentes o a comprar agua a empresas privadas.

 

Se hace un sorteo para determinar el orden para sacar agua. Los primeros la tendrán clara y abundante y los últimos, de color marrón.

 

Srinivasan V se pasa casi cinco horas diarias buscando agua y desde hace un tiempo destina 2.000 rupias por mes (25 euros, 28 dólares) para comprar bombonas de agua o en cotizar para el paso de un camión cisterna privado, una fortuna dado que cobra mensualmente 15.000 rupias (190 euros, 215 dólares).

 

Para los salarios bajos como el suyo este gasto extra rompe la economía familiar. "Tengo varios préstamos -dice- sobre todo para la casa y no he podido hacerme cargo de los plazos".

 

- Ánimos enardecidos -


Toda la ciudad ha tenido que adaptarse.

 

Algunos restaurantes prefieren servir la comida en las tradicionales hojas de banano para ahorrar agua en el lavado de loza. Los habitantes se levantan por la noche para abrir los grifos y esperar a que los recipientes se llenen gota a gota.

 

Por la mañana los niños discuten por tener derecho a lavarse ese día y desde el alba se ven largas filas de gente pobre delante de las bombas que distribuyen agua gratis.

 

Los ánimos están caldeados. Suelen estallar discusiones, algunas de ellas violentas. En otra ciudad de Tamil Nadu, una familia dio una paliza mortal a un activista que la acusaba de recoger demasiada agua.

 

Mientras los maridos trabajan, las mujeres se pasan casi seis horas por día guardando fila, tres por la mañana y tres por la noche. "Encontrar agua y transportarla hasta casa es un trabajo a tiempo completo", explica Nagammal Mani.

 

Chennai obtiene el agua de cuatro grandes lagos cercanos, convertidos en desiertos agrietados en los que se pudren los cadáveres de peces.

La falta de precipitaciones es la principal responsable de la situación pero los expertos aseguran que la crisis se agravó por la poca agua de lluvia recogida en un país cada vez más urbano y con necesidades hídricas crecientes.

 

"En lugar de gastar 5.000-10.000 rupias urgentemente para traer una cisterna de agua privada, la gente debería gastarse ese dinero en un sistema de recogida de agua de lluvia, con el que podrían ser independientes", afirma Pradeep John, un bloguero muy seguido en Tamil Nadu por sus previsiones meteorológicas.

Por desgracia las previsiones son desfavorables para Chennai. Todos ponen sus esperanzas en el próximo monzón, previsto en octubre.

 

"Si el agua no llega, la gente llorará lágrimas de sangre", teme un ama de casa, Parvathy Ramesh.

 

 

  • Visto: 199