Escrito por AFP el Publicado en Vida y Cultura

Cannes: una edición de alto nivel, con un gran perdedor y muchos premios latinos

El Festival de Cannes se clausuró el sábado con la atribución de la Palma de Oro a la tragicomedia surcoreana "Parásito", de Bong Joon-ho.


¿Cuál es el balance de esta 72ª edición?



Alto nivel
"La selección de este año fue increíble", con "directores icónicos, fuertes, y con nuevas voces del mundo entero", declaró el sábado el presidente del jurado, el mexicano Alejandro González Iñárritu, en alusión a las 21 películas en liza por la Palma de Oro.



La prensa y los festivaleros coincidieron. "Fue un año excelente en Cannes", subrayó el crítico del diario británico The Guardian Peter Bradshaw. Hubo "buenos trabajos no solo por parte de los veteranos cineastas ya consagrados en la historia del festival, sino también de jóvenes y debutantes".



El francés Le Monde subrayó "la migraña del jurado" a la hora de deber elegir la Palma de Oro.



Entre los directores más reputados, Pedro Almodóvar, los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne, Ken Loach, Terrence Malick, Marco Bellocchio y Quentin Tarantino no defraudaron, a la vez que hubo gratas sorpresas por parte de noveles como el francés Ladj Ly y la franco-senegalesa Mati Diop, ambos recompensados.



La maldición de Almodóvar
Almodóvar volvió a quedarse por sexta vez sin la Palma de Oro, pese a que su autobiográfica "Dolor y gloria" era la favorita de la crítica junto a "Parásito". El protagonista, Antonio Banderas, que encarna a un veterano director en plena crisis de creatividad, fue recompensado con el premio a la mejor interpretación masculina.



Banderas no escondió una cierta "amargura" porque su mentor no fuera premiado.



El palmarés también debió decepcionar a Tarantino y Malick: sus respectivos filmes "Érase una vez... en Hollywood", con Brad Pitt y Leonardo DiCaprio, y "Una vida oculta", ambientada en la Segunda Guerra Mundial, se quedaron fuera.



¿Y las mujeres ?
Hace 26 años, Jane Campion obtuvo la primera y única Palma de Oro para una mujer con "El piano", ex aequo con Chen Kaige.



En esta edición, de los cuatro filmes en competición dirigidos por mujeres, tres integraron el palmarés: Diop ganó el Gran Premio - el segundo en importancia - con "Atlántico", una fábula ambientada en Dakar, con un trasfondo social sobre el drama de los migrantes. La francesa Céline Sciamma se llevó la distinción al mejor guión con "Retrato de una mujer en llamas" y en el caso de la austriaca Jessica Hausner, el galardón fue para la protagonista de su "Little Joe", la angloestadounidense Emily Beecham.



La última directora en haber obtenido el Gran Premio fue la italiana Alice Rohrwacher en 2014 con "Las maravillas". Este año formaba parte del jurado.



Premios latinos
El brasileño Kleber Mendonça Filho había sido el último director latinoamericano en liza por la Palma de Oro, en 2016, con "Aquarius". Este año, regresó con "Bacurau", codirigido con Juliano Dornelles. La cinta ganó el premio del Jurado ex aequo con la francesa "Los miserables", de Ly.



En la sección Una Cierta Mirada, la segunda en importancia del Festival, se impuso otra cinta brasileña, "La vida invisible de Eurídice Gusmao", de Karim Ainouz.



Guatemala hizo historia en su primera participación en el Festival, con "Nuestras madres", de César Díaz, que se llevó el premio a la mejor ópera prima, además de una distinción en la Semana de la Crítica, donde competía.



El director chileno Patricio Guzmán ganó el Ojo de Oro al mejor documental por "La cordillera de los sueños", premio que compartió con la cinta siria "Para Sama".



Argentina obtuvo una mención especial por el cortometraje de Agustina San Martín, "Monstruo Dios".



Además de Latinoamérica, España también triunfó: al galardón al mejor actor para Antonio Banderas, en Una Cierta Mirada fueron recompensados con el premio del jurado "O que arde" de Oliver Laxe, y con el premio especial del jurado "Liberté", de Albert Serra.