Ken Loach vuelve a pisar fuerte en Cannes con su lucha social

Incansable luchador, el británico Ken Loach sigue con su combate contra el ultraliberalismo en "Sorry we missed you", el filme que presenta en Cannes y con el que podría convertirse en el primer cineasta de la historia con tres Palmas de Oro.


Tres años después de coronarse en La Croisette con "Yo, Daniel Blake", Loach cuenta la historia de Ricky y Abby, padres de dos niños, que pese a trabajar infatigablemente no consiguen salir a flote.


Ricky, harto de ir de empleo en empleo, decide comprarse una camioneta para ponerse de transportista a su cuenta, pero estando vinculado a una agencia. Un nuevo empleo basado en un "contrato de cero horas" que tendrá nefastas repercusiones en su familia.


En una alusión directa a la "uberización" de la sociedad, en referencia a la externalización de los empleados, el cineasta británico busca mostrar la precariedad laboral actual, donde no es necesario que un "jefe saque el látigo" porque es "el trabajador quien se explota a sí mismo".


Y esta situación de inseguridad laboral hace que la extrema derecha se desarrolle, advierte el director.


"Si no solucionamos esto, la extrema derecha va a seguir avanzando, porque la gente estará cada vez más descontenta, más indignada, sin esperanza, tendrá cada vez más miedo", dijo Loach el jueves en la rueda de prensa del filme. "La extrema derecha se expande con el miedo".


El combativo cineasta también tuvo unas palabras sobre el cambio climático. Todo lo que se compra se entrega "utilizando energías fósiles, al mismo tiempo que estas destruyen el planeta", advirtió.


Con "Sorry we missed you", Loach, de 82 años, libra uno de sus trabajos más "potentes", con "poderosas escenas que cortan la respiración", según el crítico David Rooney, de The Hollywood Reporter.


Para Lee Marshall, de la revista Screen, estamos ante uno de los mejores filmes del británico y para Carlos Boyero, de El País, se trata de una película "veraz y emocionante".


Loach, junto a su guionista habitual, Paul Laverty, vuelve a situar su historia en Newcastle, en el noreste de Inglaterra, un "microcosmos" con una "tradición de lucha", como ya hizo con su anterior filme, "Yo, Daniel Blake", con el que ganó su segunda Palma de Oro.


Gran asiduo de La Croisette, donde ha concurrido en más de una decena de ocasiones, Loach dijo bromeando que le deberían otorgar la "nacionalidad de Cannes".


Con su otra Palma de Oro por "El viento que agita la cebada" en 2006, forma parte del selecto grupo de cineastas que cuentan con dos máximos galardones a sus espaldas, entre ellos el austriaco Michael Haneke, el serbio Emir Kusturica y los hermanos belgas Luc y Jean-Pierre Dardenne.


En esta 72ª edición del festival, una de las más ambiciosas de los últimos años, grandes pesos pesados del séptimo arte se disputan la codiciada recompensa.


Justamente los Dardenne, también grandes habituales del certamen, vuelven a estar en liza con "El joven Ahmed".


El cineasta español Pedro Almodóvar, con "Dolor y gloria", aspira por sexta vez a su primera Palma de Oro. Curiosamente, el director manchego ya vio en dos ocasiones como el veterano británico le arrebataba el premio. Fue en 2006, cuando Almodóvar presentó el filme coral femenino "Volver" y en 2016 con "Julieta".

 

  • Visto: 156