Las jóvenes benditas de Laos compiten en un concurso de belleza

En Laos, siete jóvenes, vestidas con trajes de seda bordados con oro, el rostro cubierto con un fuerte maquillaje, desfilan con la esperanza de ganar el famosos concurso de belleza del Nuevo año.

 

Participar en ese certamen es difícil. Treinta candidatas, que deben tener al menos 18 años, son seleccionadas por un comité local. Luego un jurado escoge siete. Cada una es bendecida y simboliza una de las hijas del legendario rey Kabinlaphom, decapitado.

 

 

El día de año nuevo, acompañadas de guardaespaldas, van al templo budista de Wat Xien Thong, uno de los más sagrados de la antigua capital real Luang Prabang, y depositan ofrendas.

 

 

 

"¡Si ella gana, será famosa todo el año! Es muy especial para las muchachas de Laos", dice con entusiasmo Kini, quien vino a apoyar a su hermana, Mila Douangmixay.

 

 

El espectáculo es un momento fuerte de las celebraciones de Nuevo año budista que atrae a miles de fieles y turistas en Luang Prabang.

 

 

 

Elefantes desfilan por las calles, estupas de arena son esculpidas en las riberas del Mekong y hombres enmascarados, que representan a los protectores sagrados del país, dirigen una procesión.

 

 

Pero el concurso de belleza, conocido con el nombre de "Nang Sang Khan", sigue siendo el acontecimiento más apreciado: la ganadora tendrá los honores todo el año hasta que la próxima "joven" bendita de Kabinlaphom sea elegida.

 

 

Este año, Mila Douangmixay fue designada Miss Laos 2019.

 

 

 

  • Visto: 254