Azares de Viajar en el tiempo

Nuevo libro de Joyce Carol Oates, considerada una de las mejores escritoras del mundo. “Hazards of Time Travel” (novela número 46) exhibe una historia de amor y exilio. Oates es una prolífica escritora norteamericana, ganadora de importantes Premios literarios, nominada al premio Nobel de Literatura, catedrática de la Universidad de Berkeley y Princeton.


Esta distópica novela expone su atemorizante visión del futuro, en una sociedad autoritaria ficticia, donde impera el terrorismo de Estado. Los ciudadanos son controlados, espiados y condicionados.

 


Atesora una metáfora, recuerda 1984 de George Orwell. Contrast la utopía conductista de Walden II , única novela del psicólogo conductista más importante del siglo XX, B.F. Skinner, inspirada en el Condicionamiento clásico. “El ser es un dispositivo que representa un sistema funcional unificado de respuestas.”

 

 


En regímenes totalitarios los intelectuales y estudiantes destacados, representan una amenaza. Son torturados, quienes cuestionan el sistema represivo. Intentan Rehabilitarlos con métodos de modificación de la conducta, adoctrinarlos, amaestrados, si se resisten son enviados a campos de concentración, cárceles o son eliminados.

 

 


John B. Watson padre del conductismo, condicionó al niño Alberto a tener miedo a los animales peludos, pero no se molestó en quitarle el temor. El niño muere a los 6 años.

 


La historia

 


Adriane Strohl, es una brillante estudiante de secundaria, tiene diecisiete años. Es sentenciada por hacer preguntas amenazantes durante su discurso de graduación relacionadas al terrorismo. La operaron, le colocaron un microchip en el cerebro, alteraron su memoria, para que no recuerde su pasado, ni pueda decir de donde viene, de lo contrario será eliminada, vaporizada.

 

 


Penalizada a cuatro años de exilio, a la Zona 9, viaja en el tiempo, 80 años al pasado.

 


Fue acusada de traición por su hermano, es torturada, castigada, desmaterializada, teletransportada, a la Universidad estatal de Wainscotia, un pueblo mediocre imaginario donde todos fumaban, para su rehabilitación forzada. Se le da una nueva identidad. Se siente sola, aislada su familia, su memoria empieza a desvanecerse. “El castigo del exilio es la soledad.”

 

 


Se enamora de su joven instructor de psicología, el carismático Doctor Ira Wolfman, asistente del Doctor Axel. Realizan delicados experimentos de modificación de la conducta.

 

 


Wolfman, guapo y subversivo, exilado, será su gran amor, no consumado. Ellos planean escapar, rehacer sus vidas, ir a trabajar a la universidad de Berkeley, California. En el intento, cada vez que sentían que se alejaban del campus, regresaban al lugar de origen.

 

 

Aparece una especie de murciélago que lo fulmina, es asesinado, desintegrado por el Estado Totalitario. Adriane queda inconsciente casi muerta,( como si le hubiese caído un rayo) con déficits neurológicos irreparables.

 


Rufus, el perro de James Stiles, la encuentra agonizante y le da respiración de boca. El famoso escultor, se enamora de ella y se casan. Era su profesor de arte, la protegió y salvo la vida, era un activo defensor de los derechos humanos, llevan una vida plena.

 

 


El desenlace, es ambiguo, sorprendente, no sabemos si fue un sueño, o si realmente encontró su felicidad. Todos viajamos en el tiempo. Cuando dormimos recorremos a una zona misteriosa, que no es el presente, no tenemos detalles definidos.

 

 

 

Durante el sueño si tenemos un libro, no lo podemos leer, como sucede en la historia, cuando Adriana entra al cuarto del tío de su esposo y tiene un libro en sus manos. Recomendamos la lectura de esta extraordinaria obra literaria.

 

 

 

Yolanda
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

  • Visto: 149