En un teatro de Madrid, un médico condenado por eutanasia cuenta su historia

El argentino Marcos Hourmann se presenta en escena: "soy el primer médico condenado en España por practicar la eutanasia". Lo dice ante el público de un teatro madrileño, al que lanza un insólito desafío: "Me gustaría que esta noche ustedes me juzguen".

 

A pocas semanas de las elecciones legislativas del 28 de abril en España, la pieza documental "Celebraré mi muerte" relanza el debate de forma inédita. Y todo ello cuando el presidente saliente Pedro Sánchez promete "reconocer el derecho a la eutanasia", una práctica legal en Holanda, Bélgica y Luxemburgo, si logra una mayoría suficiente para seguir gobernando.

 

 

En el Teatro del Barrio, el doctor Hourmann vacía cada noche su historia, 14 años después de haber acortado el sufrimiento de una paciente terminal.

 

 

"Este regalo que me dan (de contar mi historia en el teatro) es disfrutar de la posibilidad de vomitar" las palabras nunca dichas, "una gran catarsis personal" en definitiva, cuenta a la AFP este médico que fue condenado sin proceso ni debate público.

 

 

"Quince días antes del juicio (en 2009), la fiscalía pide un acuerdo y lo aceptamos: de 10 años de cárcel por +homicidio+, me lo rebajan a uno por +homicidio imprudente+, y como no tenía antecedentes penales, no entro en la prisión", explica este argentino de 59 años.

 

 

Hourmann se propuso rehacer su carrera de médico en Reino Unido, pero en el año 2010, se encontró con que el tabloide The Sun estaba haciendo campaña en su contra, calificándolo de "killer doc" (doctor asesino).

- "Ayudar a morir" -
El 28 de marzo de 2005, Hourmann estaba de guardia en las urgencias del hospital de Tarragona, en Cataluña, cuando le llegó una paciente aquejada de un cáncer de colon en fase terminal y otras patologías. En dos ocasiones, recuerda que le dijo: "quiero morir".

 

 

"La mujer a la que yo maté se llamaba Carmen. Tenía 82 años. Le administré cloruro potásico en vena", dice el doctor.

 

¿Por qué consignar sus actos por escrito y exponerse así a acusaciones?, pregunta una voz en off durante la pieza teatral.

 

 

"Si no lo escribía, era como ir en contra de lo que pienso", responde el médico, cargando contra toda "hipocresía".

 

 

Un mes antes, en febrero de 2005, el cineasta hispano-chileno Alejandro Amenábar recibió un óscar por su película "Mar adentro", inspirada de la vida del español Ramón Sampedro. Un marinero que se quedó tetrapléjico con 25 años, que se pasó casi tres décadas militando por el derecho a la eutanasia, y que describía la "tortura de estar pegado a un cuerpo muerto".

 

 

El mismo mes de febrero de 2005, una amiga de Sampedro había admitido ante la justicia, una vez prescrito el delito, que había participado en su suicidio asistido en 1998.

 

 

En el caso del doctor Hourmann, el espectáculo muestra que hizo en primer lugar lo que se espera de un especialista de urgencias: intentar salvar la vida de la paciente, y luego practicar legalmente una sedación profunda, viendo que no había esperanza.

 

 

Sin embargo, poco después "me despertó la enfermera porque Carmen seguía ahogándose".

 

 

"La hija me dijo: 'No puedo verla más de esta manera'", cuenta el doctor, para justificar el haberle practicado una inyección letal con el fin de evitarle una muerte atroz por asfixia.

 

 

"Si ya no puedo ayudarla a vivir, ¿no es mi deber como médico ayudarla a morir?", se pregunta.

 

 

En búsqueda del equilibrio, el espectáculo hace oír declaraciones de expertos o cargos políticos opuestos a la eutanasia, señala el dramaturgo, Alberto San Juan. Así, el espectador escucha a un médico explicando que la ética de la profesión permite "acabar con el sufrimiento", pero prohíbe "acabar con el paciente".

 

 

En junio, los socialistas presentaron una proposición de ley para regular la eutanasia, con el apoyo de Podemos (izquierda radical).

 

 

Sin embargo, el conservador Partido Popular y Ciudadanos (liberal), mayoritarios en la mesa del Congreso de los Diputados, que regula la actividad de la cámara, han bloqueado desde octubre su tramitación.

 

 

"El PSOE es experto en sacar problemas que no existen", afirmó el presidente del PP, Pablo Casado, pidiendo "no meternos en la conciencia de la gente".

 

 

 

  • Visto: 305