Rey belga no inaugurará nuevo Museo de África sumido en una polémica

El rey de los Belgas, Felipe, no asistirá el sábado a la inauguración del nuevo Museo de África en Tervuren, cerca de Bruselas, indicó este martes el palacio real, en pleno debate sobre la restitución de las obras robadas durante la colonización.

"Los debates sobre la restitución continúan. El ambiente no es totalmente el propicio para su desplazamiento", indicó un portavoz de la casa real a la AFP, precisando que "el rey no interfiere en los debates en curso".


Tras cinco años de obras, el Museo Real de África Central, cuyos orígenes remontan al siglo XIX cuando el rey Leopoldo II quería ofrecer a los belgas un escaparate de los "beneficios" de la presencia belga en Congo, Ruanda y Burundi, reabre sus puertas.


Rebautizado como Museo de África, la institución busca ofrecer ahora una lectura más crítica del período colonial, así como un mayor espacio para los artistas africanos en sus 11.000 m2 de espacios públicos, casi el doble tras las obras de 66 millones de euros.


Sin embargo, algunos detractores lo continúan viendo como "un escaparate de trofeos" para la gloria de los colonos belgas. Un colectivo de asociaciones de afrodescendientes reclama la formación de una comisión de expertos para determinar el origen exacto de las obras.


"Estamos rezagados con respecto a la dinámica internacional (...) Queremos una comisión transparente, mixta, con un calendario y un marco", declaró el martes Mireille-Tsheusi Robert, de la asociación Bamko-Cran, a la radio pública La Première.


Robert aseguró que no visitará el museo porque sería "como bailar y festejar alrededor de tumbas", en referencia a la exposición de huesos humanos pertenecientes a congoleños, de los que exige su restitución.


El debate sobre la restitución de los bienes africanos, sobre los que se cuestiona su adquisición durante el período colonial, se inició hace un año en Francia y conoció un fuerte eco en Bélgica estas últimas semanas.


El Museo de África debe abrir sus puertas al público el domingo, un día después de una ceremonia oficial reservada a los "socios" de la renovación, a la que estaba invitada el rey de los Belgas.


"Hay mucha incertidumbre en este momento sobre esta inauguración y sobre quién hablará", subrayó el palacio real. "Será un museo magnífico, pero para nosotros es prematuro acudir", precisó.

 

  • Visto: 136