Académica pide que no se destruya a "mazazos" el Concurso de Piano Nelly y Jaime Ingram

Margarita Vásquez Quirós, actual directora de la Academia Panameña de la Lengua, aseguró que es primordial que se mantenga vigente el «Concurso Internacional de Piano Nelly y Jaime Ingram». 

 

"Me niego a aceptar que quienes predicen la suspensión del concurso a estas alturas, noticia que ha llegado a mis oídos, tengan razón. Si es así, si a estas alturas se le niega el apoyo del Gobierno Nacional, creo que todos debemos concurrir ante las autoridades que tengan que favorecer la realización del concurso y solicitar, con urgencia, atención a este asunto", expresó en una carta abierta.

Considera que el certamen aquirió el carácter de institución nacional, y así lo reconoció hace tiempo la Asamblea Nacional.

"Es que, con gran esfuerzo, se ha construido un monumento a la cultura musical, a nuestra memoria artística, y no podemos ahora echarlo abajo a mazazos. Tampoco podemos permitir que se muera por la falta de rigurosidad y trazado de recovecos de la administración pública. Es que, por favor, pensemos, ya existe el piano de concierto Yamaha CFX que adquirió la Fundación Concursos Internacionales con el patrocinio del Gobierno Nacional y la Yamaha Music Latinoamérica. Y es que sería una mueca del destino que los sueños se abandonaran o se dirigieran a otros fines ─qué pena─ como muestra de lo que somos", destacó.

 

Puede leer la carta completa abajo:

Una puerta se le abre al mundo en Panamá:
«Concurso Internacional de Piano Nelly y Jaime Ingram»



Desde el 2004, se abrió una puerta al mundo para que se asomara a esta ciudad cuando tomó forma ante el público la primera versión del «Concurso Internacional de Piano Nelly y Jaime Ingram». El sueño de dos artistas eméritos fue compartido con la ciudadanía, y comenzó a desplegar las alas la voluntad de hacer que caracteriza a esta pareja extraordinaria. Este año 2018, el concurso cumple catorce años de haber iniciado y ha ocurrido rigurosamente cada dos años, de modo que la del 2018 es la octava versión.

He escrito el verbo ser en presente y lo repito: la del 2018 es la octava versión. Me niego a aceptar que quienes predicen la suspensión del concurso a estas alturas, noticia que ha llegado a mis oídos, tengan razón. Si es así, si a estas alturas se le niega el apoyo del Gobierno Nacional, creo que todos debemos concurrir ante las autoridades que tengan que favorecer la realización del concurso y solicitar, con urgencia, atención a este asunto.

Es primordial que se mantenga vigente el «Concurso Internacional de Piano Nelly y Jaime Ingram». Es que ya ha adquirido el carácter de institución nacional, y así lo reconoció hace tiempo la Asamblea Nacional.

Es que, con gran esfuerzo, se ha construido un monumento a la cultura musical, a nuestra memoria artística, y no podemos ahora echarlo abajo a mazazos. Tampoco podemos permitir que se muera por la falta de rigurosidad y trazado de recovecos de la administración pública.

Es que, por favor, pensemos, ya existe el piano de concierto Yamaha CFX que adquirió la Fundación Concursos Internacionales con el patrocinio del Gobierno Nacional y la Yamaha Music Latinoamérica. Y es que sería una mueca del destino que los sueños se abandonaran o se dirigieran a otros fines ─qué pena─ como muestra de lo que somos.

En alguna de las muchas entrevistas que les hicieron a los participantes años anteriores, se les preguntó por qué aspiraron a venir a competir a Panamá. La razón fundamental que dieron fue esta: Panamá. Querían conocer este país. El resultado fue que permanecieron en la ciudad cuatro horas diarias practicando en pianos de casas de familias anfitrionas y estrecharon entre ellos y con los panameños permanentes lazos de amistad, y conocer al ser humano que los recibía, era conocer sus modos y su altura. Era conocer a Panamá. Eso ha hecho el Concurso de Piano: abrirle una puerta al mundo para que conozca a Panamá, para que sepa quiénes somos.

 

 

 

  • Visto: 179