Ingeniera aeroespacial motiva a jóvenes a no darse por vencidos en su libro

EFE |  Empresaria innovadora y ahora líder nacional de las Girl Scouts, la ingeniera aeroespacial Sylvia Acevedo cree en la importancia de no darse por vencida al recibir un "no" por respuesta y así lo difunde en su nuevo libro, de próxima aparición.

"Camino a las estrellas" narra su historia, la de una niña que pudo alcanzar sus sueños gracias a tener metas y trabajar para desarrollar las destrezas necesarias para alcanzarlas. Ser una de las primeras hispanas en obtener una maestría en Ingeniería de la prestigiosa Universidad de Stanford y una de las primera latinas en el Laboratorio de Investigación en la NASA, entre otros importantes logros, significa una oportunidad para motivar a otros a visualizar sus sueños y creer en ellos mismos, asegura en su libro.

"Quiero decirle a otros, que como yo tú (también) puedes hacerlo, que tienes oportunidades. Necesitas definir lo que quieres hacer y establecer los pasos importantes para lograrlo", indica Acevedo en entrevista con Efe.

En su caso, su meta -sueño- de estudiar en una de las mejores universidades de Estados Unidos nació desde cuando tenía nueve años y luego una maestra le habló de Stanford.

"Ella me dijo 'tú puedes ir, tú eres inteligente, tú puedes lograrlo' y así lo quise y eso cambió mi vida", agrega la hispana, hija de padre mexicano-estadounidense y madre mexicana. A pesar de que su vida de niña, como hija de un miembro del Ejército, se volvió difícil debido a la grave enfermedad de una hermana, las dificultades nunca lograron desenfocarla de sus metas. Por ello, formar parte de las Girl Scouts of the USA (GSUSA) -Chicas Exploradoras de Estados Unidos de América-, organización que ahora lidera como directora ejecutiva nacional, le dio no sólo la motivación sino una formación muy importante para alcanzar sus metas.

Su entrada a la organización fue una casualidad salvadora en un momento difícil de su infancia. Según cuenta, su familia recién se había mudado a Nuevo México a mitad del año escolar y ella estaba en una escuela nueva donde no tenía amigas y donde no quería estar.

"No quería ir a la cafetería a la hora del almuerzo pues no conocía a nadie y me iba corriendo a mi casa", revela. Un día, una niña la siguió hasta la casa y la invitó a una reunión de las Scouts, donde ella encontró un gran ambiente de camaradería y amistad. Algunas de las niñas del grupo estudiaban en la misma escuela y "ya tenía con quien almorzar", recuerda la que fue también comisionada de la Iniciativa de la Casa Blanca para la Excelencia Educacional de los Hispanos.

"En las Girl Scouts siempre teníamos algún proyecto para realizar y así aprendí que para lograr algo necesitas definir los pasos necesarios, y establecer qué va a ser cada cosa", explica.

Un día, una de las líderes de su grupo le enseñó algo que le ha servido durante toda su vida. Al prepararse para vender las famosas "galletas de las Girl Scouts", esta líder le dijo, "nunca te retires de un sitio antes de recibir por lo menos tres veces un 'no'".

Ese día vendió una de sus primeras cajas de galletas a una señora que tras negarse tres veces al final le compró, "seguramente para que no la fastidiara más".

Esa enseñanza le ha servido de guía en momentos críticos de su vida y le ayudó a lograr metas importantes en su carrera profesional tanto como empresaria como ejecutiva en Apple, Dell y Autodesk.

Cuenta que como habla español aplicó en una de las compañías donde trabajaba -después de estar en la NASA- para un puesto donde tenía que viajar a Latinoamérica.

"Me dijeron que no. Que ir era arriesgado y ellos no me podían proteger. Entonces, compré los pasajes por mi cuenta y me fui al lugar considerado como el más peligroso y me reuní con personas de la empresa allá. Luego regresé a donde el vicepresidente de selección y le dije, mira ya fui y no me pasó nada", contó.

Acevedo obtuvo el puesto y esa experiencia la llevó a organizar posteriormente en el llamado Valle del Silicio en California una red de hispanas interesadas en trabajar con Latinoamérica. Pero, siendo una de las primeras mujeres en un mundo donde la mayoría eran hombres, por no decir todos, el reto para lograr sus metas fue duro, aunque nunca optó por "dejar su silla".

Recuerda que en una empresa donde era la única mujer en su departamento, "ni siquiera había un baño para mujeres". "Pero yo no me quejé ni armé un problema. Yo estaba allí para hacer mi trabajo y ser positiva. Como tenía que caminar mucho a otro edificio de la compañía para ir al baño, me conseguí una bicicleta.

Ellos lo notaron y al cabo de un tiempo pusieron un baño para mí", cuenta. Por ello, en la GSUSA ha impulsado iniciativas para motivar a las niñas para que estudien carreras de matemáticas, ingeniería y ciencias (STEM).

"Ellas casi siempre tienen un teléfono celular en la mano pero pueden ser más que usuarias, pueden ser desarrolladoras y transformadoras de esa tecnología, ser las creadoras del futuro", asegura.

"Camino a las estrellas" será publicado este 4 de septiembre en sus versiones en español y en inglés. "Insistí en que las versiones tanto en inglés como en español salieran simultáneamente y no como a veces sucede que publican primero en inglés para ver cómo va, y si se vende lo hacen en español", detalla.

La publicación, aunque busca ser una inspiración para los niños y los jóvenes, también tiene enseñanzas para que los padres mantengan una buena relación con sus hijos. "Al final, todos formamos parte de una familia".

 

  • Visto: 207