El último adiós a Aretha Franklin en la iglesia de su padre antes del concierto

Aretha Franklin regresó el jueves a la iglesia de su padre por última vez, yaciendo resplandeciente en un ataúd abierto, con un vestido rosa y tacos con lentejuelas, antes de un concierto tributo en la víspera de su funeral.


Miles de fanáticos se han acercado este jueves a la Iglesia Bautista New Bethel en Detroit, para despedir al ícono de la música estadounidense y "Reina del Soul", y otros tantos lo han hecho durante dos días previos en el museo de Historia Afroamericana Charles H. Wright.

La cantante de 76 años, amada por miles de personas alrededor del mundo, murió de cáncer el 16 de agosto, cerrando el telón a una extraordinaria carrera de seis décadas que la convirtió en una de las artistas más célebres de Estados Unidos.

Debra Demmings, 63, manejó toda la noche desde Minnesota para llegar a la fila que se extendía afuera del templo a las 07H30 locales (11H30 GMT), cuatro horas antes del inicio de la última oportunidad para el público de dar el último adiós a Franklin.

"Estoy en una nube", dijo Demmings a AFP, comparando la atmósfera con la de la ceremonia de asunción de Barack Obama, a la que asistió. "Todo era puro amor. Todos estábamos juntos... Siento lo mismo hoy aquí".

En la pared exterior de la iglesia se leía la palabra "Reina" formada por globos dorados, y "Aretha", en color plata. La fila se extendía por más de un kilómetro, en un ambiente festivo en el que los fanáticos cantaban e intercambiaban historias.

El martes, el cuerpo de Franklin estaba enfundado en un vestido rojo con tacones haciendo juego; el miércoles estaba vestido de azul, y el jueves, de rosa, con tacones de Christian Louboutin con lentejuelas rosas.

Su Cadillac LaSalle de 1940 color marfil llegó a la iglesia junto a una caravana de vehículos blancos. Allí, un cortejo con guantes blancos y traje oscuro trasladó el ataúd dorado hacia el interior.

"Quería venir aquí con júbilo y alegría a celebrar a Aretha y su legado", dijo Dorlena Orange, de 68 años. "Somos como una fiesta. Es algo hermoso, maravilloso", agregó.
La Nueva Iglesia Bautista Bethel ocupó un lugar especial en el corazón de Franklin. Fue allí donde organizó cenas de Acción de Gracias y Navidad para los parroquianos y los necesitados, así como también fue el sitio donde grabó uno de sus álbumes.

Este jueves a las 18H00 locales se hará un concierto gratuito en honor a la vida de Franklin en el Chene Park Amphitheatre, un estadio al aire libre frente al río en el centro de Detroit que cuenta con capacidad para 5.000 personas y espacio para otros 1.000 espectadores en el césped.

Entre los asistentes están Gladys Knight, The Four Tops, Dee Dee Bridgewater, Angie Stone y la activista política Angela Davis. Louis Farrakhan, el controvertido líder de la Nación del Islam, también está en la lista.

Los organizadores alientan a los invitados a vestirse de blanco para celebrar la vida y el legado de Franklin con más de 40 artistas que subirán al escenario en lo que se ha anunciado como un "Tributo a la Reina de la gente".

Franklin, elevada a categoría de realeza en su ciudad natal, será homenajeada con música de R&B, Gospel, Jazz y Blues en los que se destacó. También habrá un tributo especial de sus nietas.

La cantante ha influenciado generaciones de mujeres, desde Whitney Houston hasta Beyoncé, con inolvidables éxitos como "Respect" (1967), "Natural Woman" (1968) y "I Say a Little Prayer" (1968).

Las entradas se agotaron a los pocos minutos de su lanzamiento. El repertorio incluye los éxitos de Franklin "Freeway of Love", un himno para su ciudad natal, "la ciudad motor", y una interpretación de "Respect" como cierre.

Esta canción es un himno feminista y se convirtió en un grito de protesta a medida que los afroestadounidenses se levantaron en todo el país en la década de 1960 para luchar pacíficamente por la igualdad racial.

El expresidente Bill Clinton y Smokey Robinson se encuentran entre los que asistirán al funeral de seis horas el viernes, donde solo se accederá con invitación, y habrá tributos musicales de Stevie Wonder y Ariana Grande.

Franklin cantó en el funeral de Martin Luther King Jr., y cantó en las ceremonias de asunción de los presidentes Clinton y Obama.

Además, recibió la medalla presidencial de la libertad, el mayor honor para un civil en Estados Unidos, de manos del entonces presidente George W. Bush.

 

  • Visto: 226