Juan Manuel Ferrer, el maestro del teatro y la TV

Un hombre sencillo, trabajador, con una gran imaginación y sentido del humor son algunas de las características que describen al teatrista Juan Manuel Ferrer.

Este actor, que se ha ganado múltiples reconocimientos, apareció en diversos comerciales y obras de teatro en Argentina, Perú, Ecuador y Panamá. Cuenta que su caminar por las tablas no ha sido fácil; que siendo una cara reconocida en Argentina lo pusieron a limpiar escusados, antes de aparecer en una producción.

Llegó a Panamá por casualidad, pues su destino eran los estudios de Televisa en México. Una vez aquí, quedó enamorado del verde de la ciudad de Panamá y la alegría de los panameños.

Sin buscarlo trabajó con figuras como Anita Villalaz e hizo buenos amigos: Harry Iglesias, Eneida Valdés, José Carranza, Lucho Martínez, Blanquita Casanova.

El nacimiento de un ícono infantil
Con la sonrisa que lo caracteriza relató que el personaje “Dominguito”, con el que se dio a conocer en la TV panameña, lo confeccionó su esposa Maricarmen Sarsanedas con una media de color verde que usaba para jugar fútbol.

“Ella hizo un modelo en que le puso una parte naranja para simular la boca, ojos y lana naranja, que era el cabello. Lo que no sabíamos es que al día siguiente se lo debíamos presentar a los Eleta y que ellos lo aprobarían. Ese proyecto duró seis años, lo hicimos junto a Elenita Caparó”, dijo y agregó que recorrieron el país y los niños los correteaban como si fueran estrellas de rock.

Falta apoyo
Asegura que ahora asisten más personas a las funciones, pero como no tienen la ayuda de entidades estatales o privadas, deben alargar las temporadas y bajar los costos del boleto para ganar algo.

“Antes había apoyo del gobierno. El Teatro Nacional lo podías alquilar por un precio que no era tan alto, el Inac te bajaba el costo o en salas específicas pagaba las ¾ partes del costo”, dijo.

Los valores cambiaron
Ferrer, también graduado de docente, asegura que la educación a nivel mundial ha bajado muchísimo y Panamá no escapa a esa situación.

Considera que parte del problema está en la familia, que se ha resquebrajado y han cambiado los valores. “Como todos en la familia reciben apoyos del gobierno se dan cuenta que se puede ganar plata de diferentes maneras en vez de estudiar una carrera universitaria. Los padres ya no inspiran como antes”, relató.

Zulema Emanuel
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter|Instagram
@zulemaemanuel