Peter Weir testifica en el juicio de un cineasta acusado de espionaje en Camboya

Phnom Penh (AFP) -

El director de Hollywood Peter Weir testificó este jueves ante un tribunal en la capital de Camboya, donde participó en el juicio de un director de cine acusado de espionaje, unas acusaciones 'falsas' según organizaciones defensoras de los derechos humanos.

El cineasta australiano James Ricketson fue detenido en junio del año pasado por pilotar un drone durante un mitin del principal partido de la oposición y desde entonces se encuentra encarcelado.

En el primer día del juicio, Weir, 73 años, llegó con una lujosa berlina y con un sombrero blanco al tribunal de Phnom Penh, la capital de Camboya.

'James es un hombre completamente no violento, aunque siempre esté filmando', aseguró Weir. 'Somos unas personas un poco extrañas, pero más bien inofensivas', añadió el cineasta austríaco, nominado a los Oscar en el pasado.

Weir se hizo famoso gracias a las películas 'El Show de Truman' y 'El club de los poetas muertos'.

El juez aplazó la audiencia hasta el 20 de agosto.

'No hay ningún testigo, ninguna víctima, tampoco ningún crimen', declaró Ricketson en su llegada al tribunal, quién añadió que 'estoy confiado porque no hay pruebas'.

Pocos meses después de la detención de Ricketson, la principal fuerza de la oposición camboyana fue disuelta por la justicia, que adoptó medidas severas durante los meses previos a las elecciones en las que se impuso el partido del primer ministro Hun Sen.

Si Ricketson fuera condenado por espionaje, afrontaría una pena de unos diez años de prisión.

En 2004, este cineasta, de 69 años, ya fue condenado a una pena de dos años de prisión condicional por la justicia camboyana, tras haber amenazado con difundir informaciones sobre una supuesta venta de niños por la iglesia en Camboya.