Escrito por Yalena Ortiz el Publicado en Tecnología

Tecnología brinda independencia a las personas con discapacidad visual

Al menos 50 panameños con discapacidad visual han mejorado su calidad de vida en el último año con el uso de los OrCam MyEye, un dispositivo que proporciona ayuda visual a través de una discreta plataforma portátil e interfaz fácil de utilizar.



El aparato se adhiere por medio de magnetos a sus gafas favoritas y permite leer textos (periódicos, libros, menús de restaurantes, etiquetas de los productos, pantallas del celular o computadora) reconocer rostros, identificar productos, distinguir denominaciones en billetes; capta los movimientos debido a su innovado asistente intuitivo.

La mini computadora lee al instante y de forma discreta textos impresos o digitales sobre cualquier superficie, y transforma imagen en sonido, que es transmitido al usuario.

“Esta es tecnología israelí, por ello la empresa se comunicó con el embajador de Israel en Panamá, quien nos contactó y le propusimos mostrar nuestra buena fe donando 15 anteojos a persona de escasos recursos; actualmente son 18”, Ramy Attie, representante de la compañía Circuit Management, distribuidora del productos para Centroamérica.

El aparato tiene un costo de cuatro mil 200 balboas más el ITBM, y además de las donaciones ha sido adquirido por entidades como la Lotería Nacional de Beneficencia, Banco Nacional y el Despacho de la Primera Dama, por lo que cerca de 50 personas invidentes, con visión limitada o que tenían alguna discapacidad de lectura, utilizan el aparato.

Tiene un peso de 22,5 gramos, funciona en sitios oscuros, con indicadores LED integrados, cuanta con audio mediante un mini altavoz HD integrado, barra táctil, para un fácil control de la función al deslizar el dedo y actualizaciones instantáneas de software por WiFi.

Natalie Shabanov es una de las beneficiarias. La joven fue diagnosticada a los tres meses con amaurosis congénita de Leber (LCA), una enfermedad de la retina (retinopatía) de origen genético, caracterizada por un grave déficit visual en los niños desde los primeros meses de vida. “En la escuela siempre necesitaba ayuda, a alguien que me ayudara a leer, ahora me siento más independiente porque puedo leer las cosas que llegan a la casa y saber que son, o leer un libro o el menú de un restaurante y este dispositivo me ha ayudado muchísimo”.

Para el empresario, es importante impulsar leyes que permitan democratizar la adquisición del producto.

“Queremos ayudar a las demás personas que la necesitan y hacer en Panamá, cómo hay en otros países, que las empresas puedan adquirir el producto para sus colaboradores, que el Seguro Social pueda financiar una parte del costo y que se exonere del pago del ITBM”, expreso Attie.

El hardware tiene una garantía de un año, que permite el reemplazo del aparato, se brindan capacitaciones y demostraciones en la plaza Durex, ubicada en calle segunda de Carrasquilla.