Estudio revela que la telemedicina se expandirá en América Latina

La telemedicina ofrece grandes posibilidades de abordar una amplia gama de asuntos médicos en América Latina, pero su uso no ha alcanzado amplios niveles nacionales y regionales.

 

Una investigación de la Facultad de Negocios de Florida International University (FIU Business) revela que el aumento del uso de la telemedicina en América Latina crecerá más y mejorará la eficiencia del cuidado de la salud. Sin embargo, si no existen conocimientos técnicos así como liderazgo y mayor cooperación entre las diversas entidades de salud, esos esfuerzos de expandir la telemedicina podrían permanecer dispersos.

 

"Esto podría devenir en ahorros de costo si se mira desde el punto de vista de un sistema de salud y no como una colección de proyectos individuales alineados a los intereses, a veces conflictivos, de los gobiernos, donantes y organizaciones privadas," comentó Cynthia LeRouge, profesora asistente de sistemas de información y análisis de negocio, quién hizo el estudio.

 

Mediante la telemedicina los médicos pueden atender a los pacientes sin que estén físicamente juntos, a través de conexiones seguras de video.

 

La investigación, publicada en la edición de febrero 2019 de Health Affairs, analizó el uso de telemedicina en los hospitales de nueve países en América Latina - Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, México, Panamá, Perú y Uruguay. Entre los resultados más notables, la adopción de telemedicina en hospitales públicos es 30 por ciento mayor que en los privados, lo cual sugiere el tema padece de una falta de consenso entre el sector de la salud en la región.

 

Los resultados también indican que la legislación por sí sola no promovería la adopción de la telemedicina; sin embargo, leyes complementarias serían necesarias para proteger la confidencialidad y la privacidad del paciente cuando se usa la telemedicina.
"Es muy difícil maximizar el posible impacto de la telemedicina en cualquier país sin enfoques exhaustivos para abordar áreas interrelacionadas de interés, incluidos factores regulatorios, fiscales, tecnológicos y humanos", dijo LeRouge.

 

Los investigadores analizaron data del 2017 de HospiScope, una base de datos de hospitales en América Latina, y del Estudio Global sobre Salud Electrónica realizado en 2015 por la Organización Mundial de la Salud. Encontraron que el uso de la telemedicina fluctúa entre 26 por ciento de los hospitales en Colombia hasta 65 por ciento en Chile.

 

De los países estudiados, Chile tiene el mayor nivel de adopción de la telemedicina entre hospitales y en su cobertura de las especialidades médicas. Fue uno de los primeros que hizo la transición del financiamiento internacional de los servicios de la telemedicina a un financiamiento gubernamental. En el 2004, el Ministerio de Salud de Chile puso en práctica un programa de $6 millones en siete años para acelerar la infraestructura de tecnología informática en el ámbito de la salud al nivel nacional.

 

"Conocimiento técnico y liderazgo tienen que acompañar el acceso a la tecnología para adoptar la telemedicina a largo plazo", dijo LeRouge. "Curiosamente, si bien los resultados demostraron que los hospitales con liderazgo en tecnología de información eran más propensos a adoptar la telemedicina, el número de los empleados de tecnología de información no era un índice significativo del uso de la telemedicina."

 

Además de LeRouge, en la elaboración del artículo participaron sus colegas de FIU Manjul Gupta, profesor asistente de sistemas de información y análisis de negocio; Alejandro Arrieta, profesor asistente de política y administración de salud del Robert Stempel College of Public Health and Social Work, así como Guillaume Corpart, CEO de Global Health Intelligence.

 

 

 

  • Visto: 216