Segib dará ayuda técnica al Museo Nacional de Río de Janeiro tras el incendio

EFE |  La Secretaría General Iberoamericana (Segib) dará ayuda técnica al Museo Nacional de Río de Janeiro, el más antiguo de Brasil, después de que un incendio lo arrasara el pasado domingo dejando "incalculables pérdidas para el patrimonio cultural e histórico brasileño y latinoamericano".

La Segib informó, en un comunicado, de que a través de su programa de cooperación Ibermuseos ofrecerá "ayuda técnica al gobierno de Brasil" en la elaboración de un inventario de las piezas que se salvaron, así como para estabilizar "tanto el material recuperado como el edificio del museo".

"El Museo Nacional fue creado hace 200 años y contaba con 20 millones de piezas, entre ellas el fósil más antiguo de América. Era considerado el museo histórico y científico más antiguo e importante de Brasil, país impulsor y promotor de Ibermuseos", recuerda la nota.

La ayuda de la Segib, que da apoyo a los 22 países que conforman la comunidad iberoamericana (los 19 de América Latina de lengua castellana y portuguesa, y los de la Península Ibérica España, Portugal y Andorra) fue acordada por iniciativa del Gobierno de Argentina, según explica el texto.

Esta "fue anunciada en una reunión en la Cancillería argentina en Buenos Aires, en la que participaron los embajadores de los 22 países iberoamericanos y representantes de la Unesco", especifica.

"Iberoamérica está preparada y lista para actuar", dijo la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, quien aseguró que "aunando esfuerzos" de todos los países de la región se logrará "hacer una contribución significativa".

"Desde el sistema de cooperación iberoamericano ponemos a disposición todas nuestras herramientas y todos los programas de cooperación vinculados al patrimonio cultural", ofreció Grynspan.

La sede del museo, un edificio histórico situado en el parque Quinta de Boa Vista, en Río de Janeiro, fue casi totalmente consumida por las llamas en la noche del pasado domingo y sólo pudo ser controlado durante la mañana del lunes.

Construido por decisión del rey Juan VI de Portugal e inaugurado el 6 de junio de 1818, fue el escenario escogido por la princesa Leopoldina, mujer del emperador Pedro I, para firmar la declaración de independencia de Brasil en 1822 y también acogió la primera Asamblea Constituyente tras el fin del imperio.

En su acervo, del que se calcula se perdió cerca de un 90 %, figuraban valiosos documentos y piezas únicas, como el esqueleto de Luzia, los restos humanos más antiguos descubiertos en Sudamérica, que databan de hace unos 12.000 años y cuyo destino hasta ahora se ignora.