Astronomía para todos: Explorar el Universo aun sin poder ver las estrellas

EFE | Las fascinación al contemplar un cielo estrellado es la experiencia infantil que muchos astrónomos cuentan que les marcó para elegir esa profesión. Pero, ¿se puede soñar con estudiar el Universo sin poder ver las estrellas? La Unión Astronómica Internacional (UAI) lo tiene claro: se puede y se debe.

Hacer que esa posibilidad sea una realidad para todos, más allá de discapacidades o dificultades físicas, es la reivindicación de "Inspiring Stars", una exposición inaugurada hoy en Viena en el marco de la asamblea general que celebra la UAI.

"Inspirando Estrellas" es una exposición itinerante que va a viajar a los países miembros de la UIA "para motivar, celebrar y dirigir el concepto de inclusión en los distintos países", explicó a Efe Wanda Díaz-Merced, una de las responsables de la muestra.

La idea es, dice, "motivar a los científicos de distintos países a tomar el tema de la inclusión con la seriedad que se merece".

La exposición consta de diecisiete estaciones con experimentos que no solo permiten, por ejemplo, a las personas con problemas de visión experimentar fenómenos y cuerpos astronómicos, sino también a quienes no tienen dificultades enriquecer sus sensaciones aprovechando los sentidos más allá de la vista.

Así, se pueden recorrer con el tacto las características exactas de cuerpos celestes como Venus o Marte, o sentir las diferentes formas de las galaxias usando imágenes en 3D creadas a partir de datos astronómicos reales.

También se puede sentir y oír el desarrollo de un eclipse, gracias a la aplicación Eclipse Soundscapes; o disfrutar de una experiencia multisensorial del Universo a través de una representación que usa imágenes, formas y sonidos.

"Astronomy For All" es la propuesta presentada por distintas instituciones científicas de Chile.

La exposición muestran recreaciones táctiles, con materiales sencillos, pero usando datos precisos, de las distintas fases de la creación de sistemas planetarios, tipos de galaxias o representaciones de la Vía Láctea a través de distintas longitudes de onda.

La coordinadora de difusión de temas astronómicos en la Universidad Diego Portales de Santiago, Erika Labbé, dijo que estas experiencias generan un impacto no solo en personas con discapacidad visual.

"Hemos descubierto que, el solo hecho de manipular algo con tus manos, o de escucharlo también, de aprender con otros sentidos, genera un aprendizaje que es diferente, más enriquecedor", asegura.

Con ella coincide Díaz-Merced, una doctora en computación, que se quedó ciega mientras terminaba sus estudios de Física en la Universidad de Puerto Rico, un obstáculo que transformó enfocando su carrera a la interpretación de datos astronómicos mediante el sonido.

Díaz-Merced explica que los telescopios o las sondas reúnen medidas, números, que pueden traducirse a sonidos.

"Usas parámetros de sonido para analizar la información. La longitud de la nota te puede decir la longitud del tránsito de un planeta. Diferentes notas pueden decirte el brillo de una estrella y con eso recibes la temperatura, la edad", afirma.

La astrónoma aclara que es un método no solo útil para personas con problemas de visión, sino que los datos se pueden traducir a otros "idiomas" (olores, texturas) y adaptarse a otras necesidades.

"La diversidad es ilimitada en el mundo, así que no podemos limitar la expresión de lo que un humano puede explorar", resume.

Además, asegura que esta forma de trabajar no solo permite que las personas con discapacidad (o formas de aprendizaje diferentes, como prefiere llamarlas) puedan progresar profesionalmente, sino que puede servir para hacer mejor ciencia en general.

"Lo experimentos que hicimos en sensibilidad se hicieron en astrónomos expertos que veían. Y probamos que se les estaban escapando mucha información de los datos. Probamos que, cuando se usa sonido, la sensibilidad se incrementa", afirma.

Aunque Díaz-Merced asegura que hay Universidades que se están adaptando para hacer las clases más inclusivas, falta aún una metodología.

Pese a que no hay datos de cuántos astrónomos en potencia y cuánto talento se quedan en el camino por culpa de una discapacidad, Díez sí afirma que el número de discapacitados que trabajan en física y astronomía es muy pequeño en comparación con la proporción en la población general.

"Cuando hablas con los astrónomos, dicen, 'cuando era un niño, miraba las estrellas y decidí que quería ser astrónomo", añade Maria Rosaria D'Antonio, jefa de administración de la UAI.

"Esta es otra forma para que un niño ciego diga: Cuando era niño fui a una exposición y aprendí el sonido de una estrella y decidí que quería hacer eso", sentencia.

"Inspiring Stars" en una iniciativa que forma parte del centenario que la UAI celebra el año próximo. Tras Viena, la muestra viajará a Chile, Bélgica e Italia, y varias decenas de países más. 

 

  • Visto: 127