La justicia alemana dictamina sobre Facebook y la 'herencia digital'

 

Los progenitores se dirigieron inicialmente a Facebook, en vano, para recuperar los contenidos y las conversaciones de su hija en la red social, antes de que fuera atropellada por un vagón de metro en Berlín, a los 15 años, en 2012.

Los padres esperaban comprender las circunstancias de su brutal muerte -accidente o suicidio- al buscar escritos que explicaran si la joven deseó poner fin a sus días.

La pareja invoca el hecho de que los contenidos que figuran en la cuenta Facebook de su hija son jurídicamente idénticos a los diarios íntimos o cartas que pueden ser entregadas a familiares tras un fallecimiento, como si se tratara de una herencia.

- ¿Correspondencia privada? -

El caso se dirime ante la Corte federal de justicia alemana de Karlsruhe, instancia suprema en dictaminar este jueves sobre este asunto.

En 2015, en primera instancia, la justicia dio la razón a los padres. El tribunal de Berlín estimó que el contrato suscrito entre la internauta y Facebook entraba en el ámbito de la sucesión, incluidos los contenidos digitales publicados en la cuenta.

Al ser menor la fallecida, los padres tenían el derecho de saber cuándo y con quién se comunicaba en Facebook, habían considerado además los jueces.

Pero dos años más tarde la Corte de apelación de Berlín adoptó la posición inversa y se sumó al argumento del gigante estadounidense sobre el respeto a la vida privada. Esta Corte recordó que 'el secreto de las telecomunicaciones está garantizado por la Ley fundamental' alemana y se aplica también a los contenidos de las cuentas Facebook.

- 'En memoria de' -

Las personas con las que la joven estuvo en contacto pueden también aspirar a la protección de esa correspondencia digital, de naturaleza privada, agregaron los magistrados berlineses.

Cuando muere un usuario de Facebook, solamente hay dos opciones propuestas a sus familiares: transformar la cuenta en página 'en memoria de', que permite compartir 'posts' en recuerdo de la persona desaparecida, pero sin acceder a la mensajería, o pedir directamente a la plataforma la suspensión de la cuenta del difunto, mediante un formulario.

Este tema de la herencia digital, que suscita un problema ético y legal, se ha planteado ya en otros países.

En 2016, Apple libró una batalla con el FBI, que quería obligarlo a desbloquear el Iphone de uno de los dos autores del atentado de San Bernardino, cometido en California el año anterior.

En cambio Apple se mostró más cooperativo con un padre italiano, que pedía en 2016 el desbloqueo del Iphone de su hijo, muerto de cáncer, para recuperar fotos y recuerdos.

 

Etiquetas: Tecnología