Tras el manto de las célebres partidas para los parlamentarios

Aprobación Cadena de Frío

HORA CERO, (Ricardo Palacios*).- Zonzas de saqueo y corrupción pasan ... partidas, partidas, partidas... despojan a la gente pobre con sus chiquillos descalzos, partidas donde no llega la justicia porque esa no es para aristocráticos.

Mujeres que no se mudan están destruyendo los datos, brillando los auditores con un silencio cuadrilátero.

Partidas destinadas a lugares donde necias carencias persisten en son de funeral silbato, a pesar de los millones siguen las caras mustias y la exposición de harapos.

¡La enferma se asoma y llama! ¡La enferma se asoma y llama! a la contralora que no hace caso aprieta el futuro oscuro y la abofetea el despilfarro... Y... Zonzas de corrupción y derroche pasan, partidas, partidas partidas.... despojan a la gente pobre con sus chiquillos descalzos, partidas donde no alcanza la justicia, porque esa no es para aristocráticos...

Me he tomado la licencia de parafrasear al maestro de la prólija poesía istmeña de principios del Siglo XX, Demetrio Korsi, ante la impotencia de ver como el escándalo de la malversación de fondos públicos, estructurado en la vileza de las partidas otorgadas a todos los diputados, (y todos incluye a cada uno), guarda las trazas de que pasará a la historia sin que absolutamente nadie enfrente a la justicia por haber utilizado indebidamente esos dineros, o como diriía mi abuela en la pasividad de su rancho "aguadulceño"... ¡se los robaron!...

Comprobar que no es así, implica que cada diputado presente un informe contable, auditado por una empresa independiente, que compruebe los usos públicos y eficientes de cada centavo, un asunto que parece palabra sucia en el pleno de la Asamblea porque nadie lo menciona. Todos transitan en la complicidad que se vive tras el telón de las partidas.

*El autor es comunicador social