¡Marchad, marchad a defender! ...

HORA CERO, (Alexis Sánchez*).- Al conmemorarse el 14 de julio, fecha de un aniversario más de la toma de la Bastilla en Francia, nos preguntamos si podemos hablar en Panamá de libertad, igualdad y fraternidad. Una mirada hacia la época de la dictadura de Panamá 1968-1990, vemos que en Panamá carecíamos de esos tres actos de libertad, Igualdad y fraternidad. Un país dividido.

Después de la invasión, todos los panameños que lucharon en contra de la salvaje dictadura de Torrijos y Noriega creíamos terminados toda clase de ataques a la libertad.

Un caso que ha llamado la atención del pueblo y creo que hasta internacionalmente, es la suspensión del programa de radio dirigido por el Profesor Miguel Antonio Bernal, quien mantuvo ese espacio pagado por muchos años en la emisora KW Continente. Y todo se da iniciándose el nuevo gobierno de Juan Carlos Varela que, si bien hasta donde sabemos, el gobierno no tiene nada que ver en este asunto ya que se trata de una empresa privada, si se da dentro del gobierno recién electo.

Quizás el disgusto de los oyentes es que es esa misma emisora que actuó en contra de la dictadu ra de los militares panameños, es la misma emisora que hoy cesa la función divulgativa del Profesor Bernal.

La Constitución señala que no habrá fuero ni privilegios. ¿Pero tenemos los panameños igualdad en todo? La libertad es el don más preciado que tiene el hombre. Los dictadores tienden al ataque a la libertad de expresión. Uno de los casos famosos en Panamá, es cuando el General Rubén Darío Paredes asume la comandancia de la Guardia Nacional, ordena el cierre de los medios de comunicación, y a pregunta de un periodista, que desde cuándo, respondería con la euforia de las mieles del poder: "Desde ya".

Y qué decir de la fraternidad, que hoy en día los panameños vemos como se va perdiendo, muchos por el apasionamiento de la política que ha dejado que se quede a un lado la amistad o el afecto entre los panameños. Como dice las primeras líneas de La Marsellesa: "Marchemos hijos de la patria, glorioso día luce ya, otra vez el sangriento estandarte, los tiranos se atreven a alzar... marchad, marchad a defender la santa libertad". Al conmemorarse un año más de la Toma de la Bastilla, ojalá que los que convivimos en este país, volvamos a sentir la libertad, igualdad y fraternidad.

*El autor es exinvestigador de la Comisión de la Verdad.

Foto:eluniversal.com

 

  • Visto: 746