Inmigración en Panamá... ¡cuidado!

Foto Irving-Colegio de Abogados

HORA CERO, (Eduardo Reyes Vargas*).- Nos llamó la atención que en fecha reciente el Colegio de Abogados hizo unas advertencias en torno al tema migratorio en Panamá.

Sus representantes manifestaban preocupación sobre políticas migratorias, que a juicio del colegiado, ponían en peligro la seguridad ciudadana.

Definitivamente que varios de los argumentos de los abogados son muy valederos.

Muy a pesar que la Constitución establece en su artículo 14 que" la inmigración será regulada por la Ley en atención intereses sociales, económicos y demográficos del país", impresiona que las normas regulatorias sobre el tema no se han realizado tomando en cuenta lo definido por la carta magna.

Han privado otros intereses de orden personal que en forma diferente nos perjudican como país.

Ser médico debe involucrar ser humanista y es por ello que con modestia me atrevo a reflexionar sobre el tema que influye en nuestra salud mental y física.

Estamos muy conscientes que cuando una persona migra para establecerse en otro país lo obligan mayormente causas económicas, políticas o relacionadas a problemas con la justicia.

Una sensible segmento poblacional lo hace por limitaciones económicas en su país de origen o escapando a problemas legales.

Las normas que actualmente rigen este tema parecen dejar puertas abiertas a personas con intereses delincuenciales sean de saco y corbata o de otros estratos sociales. Un significativo de ciudadanos han sido víctimas de malas conductas de algunos extranjeros establecidos en Panamá. Robos, crímenes, estafas etc.

Dichosamente la mayoría se incorporan a nuestra sociedad y colaboran con su desarrollo.

También se ha querido traer mano de obra barata que en una forma u otra desplaza a la panameña. Lo entiendo cuando es un personal idóneo con el que no contamos en este país.

Esas políticas de traer esa mano de obra barata vulnera también derechos humanos y sociales de los que por razones diferentes dejan su familia para explorar otras oportunidades.

La vergüenza de Centroamérica en donde sus niños están migrando masivamente a Estados Unidos es la sola consecuencia de las desigualdades en nuestros países. La corrupción y malos gobiernos crearon el contexto para que se desarrollaran las pandillas, proliferara la pobreza y la violencia, se incrementara el desempleo y otras lacras que obligan a estos hermanos a ir hacia el "sueño americano" hoy convertido en pesadilla inclusive para algunos de sus propios ciudadanos.

Los hermanos de varios países de América y otros continentes continúan ese peregrinaje hacia Estados Unidos que hoy por sus propios problemas los rechazan.

El gran rector de América es desde tiempo coloniales Estados Unidos. Muchos de sus mandatarios respaldaron gobiernos elites que han creado esas situaciones de pobreza y desigualdad que hoy empuja a muchos niños hacia el Norte. Violaciones e irrespeto a sus derechos humanos es la tónica.

Ojala la política internacional actual de los mandatarios de USA contribuyan a fortalecer y respaldar en forma auténtica y respetuosa las democracias de América Latina, una de las formas más influyente para que esto se detenga. Su acta de independencia es un compromiso histórico con las libertades y derechos humanos. No solo democracias electorales, sino económicas y sociales. NO más desigualdades.

Los hermanos de Centro América también pueden migrar hacia el Sur en donde los problemas socio económicos son iguales que en sus países.

Panamá no está exento de ello. Quizás no hemos llegado a situaciones extremas como en algunos países europeos en donde se ha limitado la in migración por diferentes causas y lo mas preocupante se han potenciado las corrientes xenofóbicas. Las últimas elecciones europeas han hecho un llamado de atención al respecto.

Que nuestras normas que rigen los movimientos migratorios se basen en sustentaciones científicas y no solo en el deseo de lucro y explotación.

Prevenir que lamentar.

*El autor es médico.

 

  • Visto: 1486