Dr. Mayo: Complicaciones de la hipertensión arterial

Niveles altos de presión arterial en forma sostenida y por largo tiempo puede traer complicaciones en muchos órganos. Esto es porque los vasos sanguíneos se engrosan y esto los hace menos flexibles (más rígidos), por lo tanto afectar la irrigación sanguínea a los órganos del cuerpo.

 

 

Entre las principales complicaciones están:
-Corazón: hace que se agrande el mismo, produciendo mayor esfuerzo para su trabajo y desarrolla lo que se llama cardiopatía hipertensiva. Esto puede llevar a insuficiencia cardiaca (falla del corazón), causa frecuente de discapacidad y muerte.

Esta complicación puede hacer que el paciente se complique con infarto agudo del corazón.


-Ateroesclerosis: por la presión del torrente sanguíneo sobre las capas internas de las arterias, se produce rigidez de estas y acúmulo de placas de colesterol (ateromas) que disminuyen la luz de las arterias y como consecuencia, hay disminución del flujo sanguíneo en las áreas que deben irrigar. Esto hace que se presenten manifestaciones clínicas en los diferentes órganos, como perdida de memoria (cerebro), úlceras en las piernas, etc.


-Enfermedad vascular cerebral (derrame): debido a la rigidez de las arterias, el flujo sanguíneo puede disminuir en las células de cerebro, las mismas se deterioran rápidamente, lo que produce daño, muy frecuentemente en forma permanente.


-Riñones: se empiezan a hacer insuficientes y es la causa más frecuente de falla renal crónica, que lleva a los pacientes a daño renal terminal, requiriendo diálisis o trasplante de riñón.


-Ojos: produce retinopatía hipertensiva que ocasiona problemas importantes en la visión.

Existen muchas otras complicaciones, pero lo importante es que son prevenibles. Tomar medicinas no quiere decir que estamos controlados, tenemos que tomarnos la presión, al menos semanalmente al principio y cada dos meses después de estar controlado.

 

Posterior a esto, es recomendable tomarse la presión al menos, una vez al mes. Siempre que vamos al médico, independientemente de la razón, debemos exigir que se nos tome la presión arterial.

 

La hipertensión arterial no produce síntomas en etapas iniciales y muchas veces estas complicaciones son el primer síntoma de la enfermedad. Por eso, aunque no tengamos síntomas, debemos acudir al médico, sobretodo si tenemos más de 40 años.



Miguel Antonio Mayo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. / @mayogastro
*El autor es exministro de estado

 

  • Visto: 1968