Resiliencia al duelo

-En memoria de Toto Llorente-


Entre los sucesos más dolorosos que podemos pasar, es sin duda la pérdida de un ser querido. Dimitir la muerte de la pareja, los padres, un hermano, hijos o un amigo, es uno de los mayores retos que podemos afrontar, causando un dolor insondable.


Y a pesar que comprendamos que la muerte es parte de la vida, la aflicción y la confusión nos invadirán.


Hay algo dentro de cada uno de nosotros que contribuye a como reaccionemos ante esta perdida, y es, el apoyo que percibimos de las personas a nuestro alrededor, esta alianza va a permitir que podamos adaptarnos en aceptar nuestra pérdida.


No es fácil, pero el haber estado en contacto con el dolor, nos hace más susceptibles y vulnerables que los demás; por ende debemos iniciar ese proceso de superar la pérdida, repasando lo ocurrido con mayor entereza.


Somos protagonistas dinámicos en transformar el dolor por fortaleza, examinando el cómo entendemos la vida y el mundo, somos mucho más fuerte y resilientes de lo que nos imaginamos, el solo hecho de creerlo es un punto a nuestro favor en esa travesía del proceso de superación del duelo.


Ernesto Maytin
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
* El autor es docente.

 

  • Visto: 344