Maquiavelo

Los mandatarios con sentido común tienen a su lado a un Maquiavelo. Ente sabio, prudente, con un sentido de latencia al instante y pensamiento crítico.

 

Persona con la entereza y el decoro para decirle NO al imaginario del presidente. Maquiavelo puede ser una mujer o un hombre con intuición, con conocimiento del devenir político de la nación panameña, con cultura universal y puntualidad cervantina.

 

Que escuche, dialogue y que marche a contrapelo, con muchos naufragios ante la adversidad. Un ser con muchas vivencias de los fracasos, errores y aciertos de los que deciden el destino de un país.

 

Nito debe tener presente a Francisco, el papa vanguardista que rompe el paradigma de la autoridad suprema al reconocer que él no es infalible, que puede equivocarse y solicita oren por él. Humildad es el mensaje a los poderosos del mundo.

 

Francisco en Panamá insiste que la juventud debe hacer líos y que el futuro para ellos es ahora, no mañana. Nito y sus posturas lo definirán si es un político más o el estadista que Panamá urge.

 

Le doy el beneficio de la duda y mi mejor deseo que acierte al seleccionar a su Maquiavelo, debe ser invisible para garantizar su seguridad, solo Jazmin puede saberlo, ella es discreta. Richard Brooks desde Jaqué lo espera para llevarlo al Guayabo para bautizarlo en las aguas mágicas de sus cascadas.

 

Allí estará el auténtico Maquiavelo para susurrarle el arte de gobernar. 

 

Ricardo Arturo Ríos Torres
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
* El autor es
ingeniero.

 

  • Visto: 395