Sálvese quien pueda

Debo iniciar estas líneas señalando que en forma alguna podemos desconocer la autoridad del presidente Juan Carlos Varela, cuya gestión se mantiene hasta el último día del mes de junio, y por tanto, está en su derecho tratar de cumplir sus propósitos y compromisos hasta esa fecha.


Esto es indiscutible. Lo que sí merece atención es analizar si sabiendo que le quedan pocos días de finalizar su mandato presidencial debe o no realizar acciones que puedan ser mal interpretadas; o que en todo caso, afecten la gestión de nuevo mandatario.

 


Dicho lo anterior, no faltarán aquellos altos funcionarios que sienten como propio aquel viejo refrán que reza “estamos en el año del hidalgo”. Considero innecesario aportar el resto del famoso refrán. En esto todos deben tener mucho, pero mucho cuidado.

 


La Asamblea Nacional pronto estará en la mira de propios y extraños cuando sea llamada a sesiones extraordinarias, en una extensión pocas veces vista porque se supone que con la clausura del último período también había concluido las sesiones, aunque esto puede ser discutible.

 


Dadas las circunstancias, el presidente Varela tiene en su escritorio varios nombramientos pendientes, así como contratos que deben ser aprobados por la Asamblea Nacional, y es lógico suponer buscará la forma de conseguir ese visto bueno.

 

 

Y en una Asamblea donde varios no lograron reelegirse, otros ni siquiera intentaron hacerlo y el resto invirtió mucho dinero para seguir con sus muchos privilegios de seguro podría dejar a algunos en medio del pecado de la tentación. Ojalá el presidente Varela no permita que lo anterior no se convierta en otro cuestionamiento sobre un gobierno que prácticamente está afectado por desaciertos que más tarde tendrán que ser explicados, según la opinión de sus adversarios políticos.

 

 


Por último, tampoco el Contralor debe aceptar que una de las condiciones sea que se olvide de investigar a todos los que según sus auditorías tienen que ser llevados ante la justicia. Sería imperdonable que esto suceda. Quiera Dios que no sea así.

 

*El autor es periodista

 

 

Euclides Manuel Corro Rodríguez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

  • Visto: 701