Escrito por Miguel Antonio Espino Perigault el Publicado en Columnas de Opinión

Sobre el nuevo gobierno

Todos los gobiernos nuevos lanzan mensajes positivos y optimistas que nadie cree. Pero, en esta ocasión, la gente quiere creer.

 

El panorama que pintaron los medios es para que el presidente Cortizo nos repita el mensaje de Wiston Churchill a su pueblo amenazado por el nazismo, del que solamente esperaba “Sangre, sudor y lágrimas”.

 

No es para tanto; aunque el presidente JC Varela se rodeó de la gente más torpe e inepta de la que se tendrá memoria. La primera señal positiva que recibimos e es el mensaje de los cinco diputados “independientes”, al anunciar su rechazo a privilegios, semilla de corrupción.


A los diputados reelegidos les recomendamos que si acaso habían vendido el alma al diablo (en el que, seguramente, no creen), la nueva oportunidad de ocupar el cargo puede ser un aviso muy serio del Dios que espera arrepentimiento y enmienda.

 

Al presidente Cortizo, en quien todo el mundo quiere creer y espera que cumpla sus buenas promesas, le recomendamos que reflexiones, en silencio y en la soledad, sólo con su esposa, sobre el pasaje bíblico que narra la entronización del rey Salomón, a quien Dios ofreció satisfacerle cualquier deseo para bien gobernar, y el sabio rey bíblico solamente le pidió a Dios que le concediera un corazón dócil para dirigir y distinguir entre el bien y el mal.

 

Este sabio consejo lo ofrezco gustoso al Presidente por quien no voté; que es Presidente de todos los panameños y quien merece el respaldo para lograr el Bien Común. Consejos válidos también para todos los diputados, los reelectos sospechosos y los nuevos desconocidos.


Busquen, todos, la postura del rey Salomón, los consejos y los métodos del buen pensar, necesarios en cada campo, con la luz que emana de la Fe.




Miguel A Espino Perigault
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.