Escrito por Dr. Edgardo Gaitán el Publicado en Columnas de Opinión

La diabetes y el cuidado de los pies

Dice la Organización Mundial de la Salud que cada 30 segundos se le amputa un pie a un diabético en alguna parte del mundo. Este problema, en realidad, tiene proporciones epidémicas catastróficas.


Cuando un paciente es amputado nos enfrentamos al inicio de problemas aún mayores, pues, a menudo, la víctima no es sólo el paciente, sino también, la familia de la que forma parte y en ocasiones hasta la comunidad entera donde vive.

 

Si te parece que el gasto en el cuidado de la diabetes es grande, piensa ahora, en cuanto se eleva cuando tienes un diabético complicado y además discapacitado por la amputación de una de sus pies y que la estadística nos dice que en los siguientes dos años probablemente perderá el otro.


Está que parece ser la obra final de un desastre, pero, comenzó quizás 20 o 30 años antes, cuando el diabético no recibió la enseñanza correcta de cómo manejar su enfermedad. Hay que recordar que, a menudo, cuando un diabético recibe el diagnóstico, han pasado siete O diez años de que ya estaba presente en él la alteración química con niveles anormales de insulina o de glucosa.

 

Por tanto en la mayoría de los casos comenzamos una carrera por la vida de forma tardía. De manera que debemos asumir que la mejor manera de cuidar los pies de un diabético es hacer el diagnóstico temprano y comenzar a entrenarlo en el manejo de su enfermedad sin perder tiempo.

 

El más básico e importante de los cuidados de los pies de un diabético consiste en el aseo diario, lavar los pies adecuadamente con agua y un jabón suave Incluyendo los espacios entre los dedos y bajo las uñas, el corte correcto de las uñas que impida que estás se entierren y si se han enterrado la técnica correcta para extraer el fragmento que está causando problemas y que produce una herida por la cual entran bacterias en cantidades gigantescas y que suelen irse a los tejidos blandos incluyendo huesos.

 

Éstas infecciones oportunistas se aprovechan del bajo de nivel de defensa antibacteriano que tiene un diabético descompensado y una vez que se han asentado a nivel de las estructuras profundas aún cantidades inmensas de antibióticos no los van a eliminar.

 

De ninguna forma debe un diabético poner sus pies en manos de gente no debidamente preparada, el corte de uñas, el manejo de los callos y las heridas en los pies de un diabético por pequeñas que sean, ameritan grandes atenciones.

 

Otra medida de Gran trascendencia para asegurar el bienestar de los pies de un diabético es la elección de zapatos correctos que deben ser del tamaño adecuado, suaves y sin costuras por el lado de adentro, con una suela que evite las caídas y que al mismo tiempo sea lo bastante rígido para darle apoyo al pie y defenderlo de lesiones por tropezones o pisotones de otras personas.

 

Para aprender más detalles del cuidado correcto de tus pies asiste a las reuniones mensuales de la escuela para diabéticos, es gratis, pero, los cupos son limitados por lo que debes inscribirte previamente Llamando al 229-5455 Recuerda los pies nos humanizan.



Dr. Edgardo Gaitán
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Instagram: @doctorgaitan