Jaqué fantasmal

Juan Rulfo, en Pedro Páramo, se refiere a Comala como un pueblo fantasma. Rulfo ignora el realismo grotesco y alucinante de Jaqué, comunidad invisible en el Darién. Los fantasmas de Jaqué son de carne y hueso, son emberás y negros.

El devenir republicano desconoce que Jaqué urge de un estadista que valore su posición estratégica y geopolítica en el Pacífico oriental panameño. Los Estados Unidos sí lo aprecian al establecer una base militar para defender el Canal de 1939 a 1947.

 

 

Colombia tiene allí un consulado al considerar que Jaqué es la entrada de Suramérica a la región norte del continente. China al hacer del Pacífico un lago oriental instalará en Jaqué un eje logístico comercial de primer mundo. Jaqué solo existe en los mapas, la población es menospreciada por los mandatarios y políticos.

 


Jaqué es un pueblo fantasmal que ansía un Ave Fénix para su redención.

 


Vaticino a Jaqué como el gran puerto internacional del Pacífico central americano, con una Zona Libre que hará de la región el emporio comercial y turístico por excelencia por la confluencia mágica del mar, la selva montañosa y el río. Sentí sus efluvios al visitar el mítico Guayabo recientemente, allí Sir Richard Brooks me reveló quién gobernará Panamá...

 

 


* El autor es docente y escritor.

Ricardo Rios Torres
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

  • Visto: 792