Un gobierno para la familia

Un “gobierno para la familia” es aquel que, al desarrollar sus diferentes planes y programas prometidos, los realiza en la “perspectiva de familia”, entendida como la formada por “papá, mamá e hijos” y reconocida como la “familia natural”, en sentido cristiano.


Los programas de desarrollo económicos, los sociales, los de salud y educativos, todos, beneficiarán a las empresas y a las familias de trabajadores y a las familias de clase media.


En la “perspectiva de familia ésta se convierte en el principal objetivo del Bien Común, definido por Juan xxlll, (Pacem in Terris) como “… el conjunto de aquellas condiciones de la vida social con las cuales los hombres, las familias y las asociaciones pueden lograr con mayor plenitud y facilidad su propia perfección”.


Una perfección tanto más rica y completa cuanto basada en los valores éticos, morales y religiosos de nuestra cultura.


El próximo gobierno (que se eligirá el próximo 5 de mayo y que tomará posesión el 1 de julio) se ha de comprometerse a cumplir con los hombres y mujeres que lo eligió (y con los que no lo eligió), para que esos hombres y mujeres alcancen su plenitud como personas, como seres de naturaleza racional, en familia, para el amor, en la verdad que los hace libres.



Miguel A Espino Perigault
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
* El autor es periodista.

 

  • Visto: 728