¿Necesitamos un buen perfil para ser diputado?

En la actualidad en Panamá existe un descontento general con los Diputados de la Asamblea Nacional. La razón de esta decepción y malestar general se debe por el funcionamiento de este órgano y sus resultados versus la inversión del Estado para que se cumpla a cabalidad con las funciones señaladas en la Constitución. Entre estas, según el abogado Ernesto Cedeño (2017),

1. La de expedir leyes,

2. La de ejecutar actos de control sobre la administración pública y el gobierno,

3. La de propiciar los debates de cara al cumplimiento de los fines públicos.

4. La de ejercer a través de los diputados, la representación adecuada de los partidos políticos y los electores.

5. La de ejercer funciones judiciales cuando corresponda. Realmente no son muchas funciones, pero son tales en profundidad y complejidad, que existe la necesidad de un conocimiento de aspectos jurídicos, funcionamiento de la administración pública y sus procesos de control, conocer sobre el arte de la oratoria y la expresión integral, además de conocer la estructura política partidaria y sus relaciones con los diferentes Órganos del Estado.

 

Esto requiere de una preparación académica, de experiencias en el ámbito y de conocimientos sobre el propio funcionamiento de este órgano.

 

El artículo 153 de la Constitución Nacional señala que para ser Diputado se requiere: 1. Ser panameño por nacimiento, o por naturalización con quince años de residencia en el país después de haber obtenido la nacionalización.

 

2. Ser ciudadano en ejercicio.

 

3. Haber cumplido por lo menos veintiún años de edad a la fecha de la elección.

 

4. No haber sido condenado por delito doloso con pena privativa de la libertad de cinco años o más, mediante sentencia ejecutoriada, proferida por un tribunal de justicia.

 

5. Ser residente del circuito electoral correspondiente, por lo menos un año inmediatamente anterior a la postulación.

 

Estos requisitos son de naturaleza fundamental para ser Diputado, pero dada la importancia, trascendencia y transparencia necesarias para esta investidura, debe estar acompañada del conocimiento (academia), equilibrio emocional comprobado y probidad en su vida pública y privada.

 

Y es que las funciones de los “Padres de la Patria” no deben exigir menos para el compromiso primario que reviste a esta figura.

 

Las funciones del Diputado deben estar caracterizadas por matices impregnados de conocimiento, disciplina, integridad, moralidad y la mayor disposición de cumplirlas en acuerdo a los mejores y mayores intereses del país.* 

 

Omar O. López Sinisterra
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Autor es abogado y criminólogo.

 

  • Visto: 1085