Cambios en la Seguridad Social

La seguridad social de nuestro país se ha convertido en un grave problema creando incertidumbre y dudas sobre su futuro, y por ende, de la estabilidad económica de miles de panameños que han trabajado durante toda su vida confiando que al final tendrá una vida sin sobresaltos.

 

Sin embargo, existen temores por demás justificados sobre el programa de Vejez, Invalidez y Muerte, sin que al parecer exista una alternativa que nos tranquilice. Lo peor es que muy poco se hace para evitar esta tragedia social.

 

El sistema ha enfrentado varias modificaciones, incluyendo “el mixto”, sin que las supuestas soluciones no se dan y mucho menos constituyen un proceso de tranquilidad tanto para el asegurado como para los derecho habientes.


Hasta el momento y desde hace diez años, lo único que se dice es que hay que esperar el informe actuarial para conocer la realidad de la crisis, lo cual es tanto como sentarnos “en la acera del frente a ver pasar el cadáver” de la entidad. Esto es grave y debe motivar una actitud más responsable de parte de quienes dirigen los destinos del país.

 

 Sabemos que el mayor problema se originó con las reformas de 1973 cuando se dieron transformaciones muy importantes a favor de los derechohabientes, dándoles no solo la salud ambulatoria sino también la hospitalaria, incluyendo a sus padres. 

 

Desde entonces, habida cuenta que lo anterior se dio para que el Seguro social cargara con la mayor parte del financiamiento del “sistema integrado de salud”, olvidándose del deber solidario del Estado, tal como se esperaba.


El nuevo gobierno tendrá que ponerse pantalones largos y enfrentar el tema.


Es necesario colocar un administrador con experiencia al frente de la entidad; ponerle un alto al clientelismo político dentro del personal administrativo que ya es insostenible, y es necesario cambiar e investigar a cada uno de los miembros de su directiva. Como decía un desaparecido dirigente de los docentes, todo esto se debe hacer “ahora o nunca”. 

 

Euclides M. Corro R.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
* El autor es periodista.

 

  • Visto: 903