Sanación electoral

El término sanación equivale a curación. Usado mucho en temas espirituales y religiosos.

 


En esta ocasión lo utilizo, como la acción que los panameños con derecho al voto, sin distingo de ninguna clase, debemos llevar a cabo el cinco de mayo. Es una elección importante en nuestra vida de nación. Rodeada por un agotamiento y desesperanza del ciudadano que a través de varios lustros observa y vive el deterioro de su existencia.

 

Decepcionados de la democracia post-invasión. Democracia que fue utilizada como excusa de esa violación internacional a un pequeño país. Cansados de corrupción e impunidad.

 

Es por ello que se impone una sanación en todas las instituciones que el voto permite realizar. Como un primer paso. Como manifestase una distinguida dirigente empresarial, la debilidad institucional actual si no se corrige nos llevará a un desfiladero, para usar una palabra más tolerada.

 

La reflexión a conciencia del votante es una actitud obligada en estos momentos. Corresponde realizarla a todos los panameños (as), pero en especial al segmento de adultez joven y adolescentes que harán uso del derecho al voto.

 

Hay mucha incertidumbre en el futuro de este segmento de población nacional. Tengo mis ideas y mis valores, pero respeto los de la ciudadanía restante. Solo exhorto a llevar a cabo una sanación, si es viable lo más profunda posible. No nos quejemos de futuras malas acciones gubernamentales que pudimos evitar.

Eduardo A. Reyes Vargas
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Autor es médico.

 

  • Visto: 679