Violencia e inseguridad nos secuestran

Con mucha impotencia e indignación se encuentra la sociedad, producto de la ola de violencia e inseguridad en que se ven preso nuestros adolescentes y adultos inocentes en nuestras comunidades, convirtiéndose en víctima de la vorágine de hechos delictivos sangrientos.

 

No es aceptable que la policía nacional, con la fuerte inversión que le hemos dado en aumento salarial, en materia de capacidad técnica, en manejo y atención del delito, equipos sofisticados y grupos de investigadores de otros estamentos; no logren cumplir las distintas tareas que garantice la seguridad ciudadana y en especial a lo más preciado nuestros niños y jóvenes, mismo que no permitió en este caso, realizar sus sueños, de ser un gran futbolista que representara a Panamá.

 


A pocos días (pasado este hecho), de muerte a el inocente niño, que participando del Mundial del Barrio, en la cancha de fútbol del insigne “Nido de Águilas”, el Instituto Nacional., noté un despliegue o dispositivo de gran número de seguridad, que incorporaban guardias nacionales, SPI entre otros, alrededor de la calle 18, en la comunidad de Santa Ana y avenida Ancón., Agudicé la observación percatándome que este gran despliegue no se motivaba a darle respuesta a los hechos, aquí narrados, si no a crear un cordón de seguridad a la imagen del prestigioso visitante (ocasional), para mí sorpresa era el Presidente Juan Carlos Varela, quien presuntamente pareciera que estaba investigando lo ocurrido.

 

Deseamos saber el resultado que implica las raíces que motivan ésta investigación.
* Investigador social y relacionista público.

 

Abdiel Castrellón Gómez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

  • Visto: 681