Adiós a Tristán Solarte

En el año 1950, tuve la agradable experiencia de trabajar con el colega periodista y admirado escritor, Guillermo Sánchez Borbón, quien formaba parte del equipo de trabajo de la extraordinaria dama, Carmen Miró, hija del poeta Ricardo Miró, reconocida internacionalmente por sus aportaciones a las ciencias demográficas y estadísticas. Bajo su dirección me inicié como novato empleado público.

 

Así fui compañero de gira de trabajo de Guillermo Sánchez, nada menos que por la provincia de Bocas del Toro, de la cual pude conocer, como compañero de gira, los misterios ocultos en los poéticos paisajes bocatoreños.

 

Luego, ambos, compañeros de pluma en el diario La Prensa, junto con unos pocos colegas periodistas que nos atrevíamos (esa es la verdad) a escribir sin esperar el permiso de la dictadura militar, alentados por la valiente dirección del diario y la poderosa imagen que irradiaba la brillante pluma de Guillermo Sánchez.

 

Su muerte me trajo a la memoria el, para mí, su más hermoso poema: “En el onceno aniversario” de la muerte de madre”(1947). “Perdóname el haberte retenido en la tierra./ Perdóname el no haber roto las raíces/ que en mí hundió tu recuerdo”.

 

...Versos que expresan el universal sentimiento por la muerte de un ser querido. Un sentimiento que solamente se supera con la fe. Y en ese mismo poema, precisamente, nos ha dado su adiós Una respuesta quizá surgida de sus juveniles años de seminarista.

 

“ Hoy, que ya regreso de la vida,/que una helada quietud me va alejando/ de todo lo que he sido,/vengo a decirte con once años de retraso: descansa en paz,/ yo también voy a rendirme al silencio que tu invocaste. 

 

 Miguel A. Espino Perigault
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Adiós poeta.
* Periodista.

 

  • Visto: 817