Partidismo vs. independientes

Pasada la JMJ y retornando a la actividad mundana, todos los panameños no solo se concentrarán en la fiesta del carnaval y posteriormente a la Semana Santa, sino que igual pondremos atención al tema electoral que definirá quién y quienes tendrán sobre sus hombros la responsabilidad de guiar al país por senderos de progreso.

 

Al menos, eso es lo que se supone. Cierto que en materia de publicidad política estaremos librados de las exageraciones de hasta hace un proceso anterior cuando nos atiborraban de anuncios desde un año antes, convirtiendo lo que debe ser una gran fiesta democrática en algo que rayaba en la grosería.


Sin embargo, en materia de orientación todos tenemos un deber. Ir analizando e investigando el pasado y presente de los que pretenden gobernarnos. Pienso y defiendo la tesis de que así como no hay reelección para la presidencia del país, igual debe suceder en otros cargos.

 

 

Por ejemplo, salvo casos muy especiales, en la Asamblea Nacional. Tenemos una obligación con nosotros y las futuras generaciones.

 

 

Debemos poner un alto a la presencia de quienes con una conducta incoherente y corrupta pretenden seguir usurpando una posición para burlarse de sus electores.

 

Por todas estas razones, pienso que en esta oportunidad se está dando un fenómeno muy especial e inesperado, en el que los candidatos del partidismo deben poner su atención y no distraerse en la pelea con adversarios fantasmas.

 

La candidatura independiente, tanto para la presidencia del país como para otros cargos (diputados, alcaldes y representantes de corregimientos) pudiera cambiar en mucho la actitud de los electores. Y en esto sí deben poner cuidado e incluso preocuparse.


Posiblemente los panameños todavía no estamos preparados para escoger un independiente por razones obvias, puesto que la balanza pareciera inclinarse hacia el poder de organización que si lo tienen los partidos políticos tradicionales.

 

Sin embargo, nunca antes hubo tantas firmas apoyando a los independientes. Entre los tres que quedaron pudiera surgir un líder, e incluso una alianza natural, que pondría a trastabillar al sector partidista, que insensatamente aún piensan que está sobrado. 

 

Euclides Corro
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
* El autor es periodista.

 

  • Visto: 523