Productos naturales, otra vez

Es un tema del cual no me canso escribir para educar a nuestros lectores. Son estos productos distribuidos a veces por personas no autorizadas para prescribirlos.

 

 

Si se cumpliese con algunas normas, el paciente debe conocer que algunos de ellos no son aprobados por entidades internacionales que velan por la calidad, eficacia y seguridad de los medicamentos.

 

Observe que alguno de ellos que en letras pequeñas advierten que no son aprobados por el FDA de USA. Un ejemplo. Hay estudios serios que nos informan que algunos pueden estar adulterados y ocasionan daños graves a la salud.

 

Muchas veces contaminados por sustancias tóxicas para nuestro organismo o que pueden interactuar con medicamentos que solemos ingerir. Abundantes son las informaciones de instituciones idóneas que cuidan la salud internacional sobre los riesgos de estos productos.

 

Desconocemos cuantos pacientes podrían estar hospitalizados por efectos secundarios de ellos y cuantos inclusive pueden ocasionar su muerte. Otros países tienen excelentes estudios. Nuestras autoridades de salud deben ser más rígidos en el control y prescripción de estos productos.

 


Entendemos que son fuentes de ingresos para algunas personas pero desconocemos los daños intangibles o tangibles ocasionados en Panamá. Igual es el tema de ciertas bebidas energéticas, que algunos países ya han prohibido.

 

Cuando usted lector desea tomarlos, ya sea que los compró o se los recomendaron tenga cautela y consulte con médicos idóneos. Sigo preocupado.



Eduardo A. Reyes Vargas
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
* El autor es médico.

 

  • Visto: 618