La Cinta Norteña un espacio de recreación

Donde antes había charcos, montes, oscuridad y equipos pesados sobre tuberías de conducción de agua para el abastecimiento de la ciudad de Panamá, además en riesgo debido a que algunos empresarios y moradores del área se habían tomado la servidumbre para beneficio personal. Ahora hay aceras ciclo vías, áreas verdes, espacios públicos, aguas pluviales canalizadas, amplias avenidas, iluminación y una imagen renovada para una comunidad que había sido relegada por décadas.


Nos referimos a la Cinta Norteña la cual ha tenido cambios significativos y de conceptualización urbano ambiental que ha cambiado no solo la apariencia al sector sino la calidad de vida a miles de panameños.


Para el diputado y abogado ambientalista Luis Barría el diseño urbano ambiental reconoce el espacio público donde se dan las convivencias que forma la sociabilidad de cualquier ciudad en espacios propios para una vida cotidiana que se logra con el concepto Cinta Norteña.


Según Barría el Patronato de la Cinta Norteña visualiza el espacio público como el que otorga identidad y carácter a una zona de la ciudad, que permite reconocerla y vivirla, haciendo que la servidumbre pública sea el sitio o área que conserva la memoria de sus habitantes, sus espacios naturales, culturales y patrimoniales.


Con este fin se elaboró un Plan Maestro que detalla la zonificación de cada espacio de las 57 hectáreas que conforman el área.


El proyecto incluye desde ampliación de avenidas, aceras de adoquines, ciclo vías, áreas de picnic, canchas especiales, zona de protección de la vida silvestre, desarrollo de “mariposario” y “orquidario”, en el último remanente de bosque que existe en esta zona.

 Melquiades Valencia
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
* El autor es periodista

 

  • Visto: 953