El 9 de enero y la épica de la Soberanía

El devenir nacional vive una épica de la esperanza, somos una nación aluvional y nos hemos enfrentado a las águilas imperiales en distintas épocas.


Panamá supera los zarpazos de las aves de rapiña con la determinación de renacer con más bríos y levantar las banderas de la dignidad y el honor. El 9 de enero cierra un ciclo de agresiones territoriales, morales y psicológicas.

 

1903 surgimos como una república intervenida por el Coloso del Norte. El Panamá Cede crea el enclave colonial de la zona canalera con la perpetuidad y los zonians. La épica de la Soberanía es la respuesta de la juventud a las imposiciones del Imperio de Wall Street.

 

El Convenio Filós-Hines es rechazado en 1947. La Operación Soberanía del 2 de mayo de 1958 inicia el ciclo de la Siembra de banderas en Zona del Canal.

 

La marcha patriótica del 3 de noviembre de 1959 reafirma la saga nacionalista y el 9 de enero de 1964 da el “No definitivo” al colonialismo territorial de Washington en Panamá.


Queremos el Canal. La mentalidad de protectorado todavía permanece en el país, Lucy Molinar (exministra de Educación 2009-2014) elimina la Cátedra de las Relaciones de Panamá con los Estados Unidos.


El Ministerio de Educación (MEDUCA) atenta contra el legado de nuestros mártires y héroes con un sistema educativo sin calidad y lo trágico sin conciencia del devenir panameño.

 

La juventud está huérfana del sentimiento patriótico y desconoce los valores de nuestra identidad y memoria histórica. El patriotismo se lleva en la sangre y huesos, en el corazón y el alma. 

Ricardo Arturo Ríos Torres
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


* El autor es escritor y docente.

 

  • Visto: 751