Paradoja

En Panamá existe una marcada inclinación a la religiosidad. Tanto en la iglesia católica o en iglesias evangélicas. También hay importantes incursiones en el ateísmo , sectas y otras religiones reconocidas internacionalmente.

Sin embargo el comportamiento promedio de nuestros ciudadanos denota que su práctica religiosa es muy superficial y quizás hasta una moda social.

 

La violencia, la corrupción en todos sus niveles, la criminalidad etc. revelan una muy preocupante crisis de nuestra sociedad.

 

Resulta paradójico observar inclusive en redes sociales, expresiones y mensajes religiosos que estimulan el amor al prójimo pero que no se proyecta en la práctica diaria.

 

Han fracasado nuestros dirigentes religiosos?. Medito muchas veces y creo que la respuesta es afirmativa. La ausencia de liderazgo y ejemplos nos tienen en esta difícil situación. Una sociedad donde los gobernantes y nuestros líderes religiosos se percibe han fallado es algo extremadamente doloroso.

 

Hogares, fuente importante de valores morales, donde el buen ejemplo de los padres se percibe perdido, y dos luces influyentes y complementarias , que son la iglesia y los gobernantes caminan por las tinieblas nos provocan la siguiente interrogante: ¿que destino tendrá nuestro Panamá?

 

Continuaran los hogares destruyéndose, sobre todo en edades importantes para el desarrollo integral de sus hijos? ¿También nuestra nación? Se seguirá reciclando un estado fallido con lo amoral como nuevo valor y la indolencia como hábito cotidiano? Si no se fortalecen los principales paradigmas de nuestro país el futuro para hijos y nietos es muy oscuro.

 

El Papa Francisco está realizando una difícil labor para mejorar la imagen de nuestra iglesia católica. No sé cómo andan otras hermanas iglesias. Nosotros en nuestros hogares podemos aportar con nuestros mejores ejemplos y en saber elegir nuestros gobernantes. También, solicitar a nuestros líderes religiosos más apego y práctica real del cristianismo.

 

Panamá, con grandes desigualdades e inequidades de todo tipo merece mejores respuestas. Esperemos que la historia una vez más nos enseñe que frente a las crisis los países realizan renovaciones profundas y renacen. * El autor es médico.

 

Eduardo A. Reyes Vargas
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

  • Visto: 848