Automedicación: una acción riesgosa

La automedicación es el consumo de medicamentos sin indicación por parte de un médico. Aunque el medicamento sea de venta libre, no implica que sea inocuo o que no genere efectos secundarios.


Entre las condiciones más frecuentes que originan automedicación se encuentra el dolor. Según su localización, es importante diagnosticar la causa antes de ingerir analgésicos o antinflamatorios, ya que su uso indiscriminado conlleva riesgo de sangrados digestivos.


En caso de dolor abdominal, este puede ser expresión de una patología quirúrgica por lo que se debe evitar el consumo de analgésicos que puedan atenuarlo corriendo el riesgo así de un diagnóstico tardío y complicaciones.


Es común también ante cuadros de anemia la automedicación con hierro, existen varios tipos de anemia y no todas requieren hierro, además, el uso no indicado de suplementos del mismo puede ocasionar su acumulación en tejidos donde su depósito origina complicaciones muy difíciles de tratar.


No podemos dejar de lado el consumo indiscriminado de infusiones herbales y medicamentos tradicionales, estos representan uno de los grupos más riesgosos ya que en la mayoría de los casos, no se conoce bien su proceso de elaboración, ni los efectos sobre los órganos, especialmente se corre riesgo de insuficiencia renal y alteraciones hepáticas.


Lo más seguro es siempre consultar antes de automedicarse evitando así riesgos y complicaciones.

 

*La autora es Especialista en Medicina Interna en la Universidad de Oriente, Venezuela.

María Victoria Marcano
Instagram: @internistatipo1 // e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

  • Visto: 421