Los tranques que no acaban

Las vías de nuestro país se han convertido en la mejor forma de perder el tiempo, gastar combustible y peor aún el mayor causante del sofocante estrés que vivimos a diario, ya va siendo hora de que nuestras autoridades tome realmente carta en el asunto y que dejen de tirarse la bola unos a otros.

Estoy segura que si nuestro sistema de transporte fuera eficiente y de calidad muchos de esos panameños que optan por utilizar sus automóviles para movilizarse. Si bien es cierto que el tren se ha convertido en una alternativa para muchos, pero se quedó chica y está diseñada para quienes no tengan automóviles, pues en las estaciones no se destinó un espacio de estacionamientos para dejar los carros y movilizarse en el metro.


Pero como si fuera poco esta proyección no fue aplicada tampoco en la segunda línea que está por terminar. Estoy segura que lo que más anhelan los panameños es poder llegar a sus hogares sin tranque, sin caos y sin sufrir con los cráteres que hay en las calle producto de las mega obras que se están realizando y las que se han culminado que afectaron las principales vías de nuestro país.


Otra de las causas del caos es el servicio de transporte público que cada día se convierte en una tortura, el tiempo de espera, la condición en la que se encuentran las unidades y el trato de los conductores no ha cambiado. Y sin acabar con esto los piratas y taxis parecen ser la alternativa menos peor para llegar a casa o a nuestro trabajo. Creo que el gobierno debe prestar más atención sobre este tema.

 

*La autora es periodista

 

Reinelda Álvarez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

  • Visto: 469