Por qué no a la IDG en mayo

IDG significa “Ideología de género”. Y siempre hay que decirle NO. Sobre todo en temas políticos. Ningún político que se respete puede ignorar su poder destructivo del Bien Común. Aunque, en una democracia auténtica, sus seguidores tienen el derecho a creer en ella y a luchar por sus objetivos. Pero, no más.


Los partidos políticos que promueven la IDG utilizan diferentes nombres; pero todos son calificados como la “Nueva Izquierda”. Movimientos socialistas que, tras la fracasada “lucha de clases“, promueven la “lucha cultural”.


Como en todos los países del mundo, nuestro próximo gobierno debe enfrentar, con valor y patriotismo, el problema causado por esta lucha cultural que, en el terreno de los valores, trata de imponer “La perspectiva de género” en los problemas relacionados con la vida, los derechos humanos, la libertad y la familia.


De allí la lucha por imponer, en los programas gubernamentales de educación y salud, el aborto libre, la destrucción de la familia tradicional, imponiendo el “Matrimonio Igualitario” y eliminando la Patria Potestad.

Y se restringe la libertad, sometiendo el ciudadano al estado (Comunismo). Para imponer la agenda de la IDG se pretenden cambios en las constituciones políticas y en las Cortes Supremas, con magistrados “progresistas”.

 

Estas luchas a nivel internacional, están incidiendo en las políticas nacionales En ese campo se lleva a cabo una silenciosa lucha a muerte entre gobiernos manejados por el poder IDG contra los gobiernos “conservadores”, como el del Estados Unidos (Donald Trump) y el de Putin (Rusia). Se ignoran a Brasil, Colombia, Polonia, Hungría y otros anti IDG, silenciados por la llamada “gran prensa”.

 

¿Qué saben de esto nuestros candidatos? 

Miguel A. Espino Perigault
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. *El autor es periodista.

 

  • Visto: 548