El glucómetro, la brújula del diabético

Nada ha contribuido tanto a la mejoría del control de un diabético como la glucometría capilar O sea el uso del aparato llamado glucómetro. De hecho, es su aparición hace ya más de 40 años, lo que permite el moderno y estricto control del nivel de azúcar en la sangre que pueden realizar ahora los diabéticos.

 

Muchas cosas se lograron en estos cuarenta años, no sólo se depuró la técnica, la tecnología para realizar la medición, sino también la portabilidad del aparato su exactitud y precisión y se lograron sistemas de buena calidad a un bajo costo relativo.

 

Existen muchos modelos de glucómetros, algunos con costos más elevados que otros, algunos con más características que otros, por ejemplo el poseer una memoria más extensa para guardar los resultados, la capacidad para calcular los promedios de lectura a diferentes horas y en lapsos de tiempo tales como tres meses.

 

También hay que resaltar la capacidad de algunos modelos para comunicarse con las computadoras personales e incluso con los teléfonos inteligentes, esto le da al paciente la oportunidad de ver en cualquier momento, en forma de gráficas, los valores que ha ido presentando en los días anteriores lo cual mejora grandemente su comprensión de los procesos que están ocurriendo dentro de su organismo y de los mecanismos que tiene que usar para mejorarlos.

 

La característica más importante de los glucómetros es su portabilidad, su pequeño tamaño permite que vaya dentro de la cartera de una dama, como dentro del maletín de un caballero, en la maleta de viaje e incluso en la maleta de primeros auxilios de un paramédico, su presencia es universal en los consultorios dedicados a la atención de la diabetes y no se concibe que estemos hablando de un paciente diabético bien controlado, que no tiene consigo un glucómetro.

 

Si tú glucómetro es antiguo de más 10 años de diseño, aunque esté funcionando bien te recomiendo cambiarlo para uno más nuevo. Esto es debido a que los diseños de los aparatos nuevos, han sido exigidos por las nuevas leyes y normativas internacionales a tener mejores límites de tolerancia, mayor precisión y exactitud.

 

Las normas nuevas exigen que los glucómetros tengan alrededor de un 15% más o menos cuando están midiendo en el rango de más de 100 mg por decilitro de glucosa pero también exigen estar dentro de 15 mg/decilitro, cuando miden por abajo de 75 mg por decilitro, lo cual es bastante diferente de lo que hacían los glucómetros antiguos.

 

Dr. Edgardo Gaitán
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Instagram: @doctorgaitan

 

  • Visto: 453