Abuso del alcohol y la salud

El alcohol afecta a las personas y sociedades en diferentes formas y sus efectos están determinados por el volumen y hábitos de consumo.

 


Existen dos clases principales de bebidas alcohólicas: Bebidas alcohólicas producto de la fermentación de los azúcares contenidos en frutas (uvas, manzanas, etc.). Son características de este grupo la cerveza, la sidra y el vino. Su graduación alcohólic aoscila entre 4º y 12º.


Bebidas alcohólicas destiladas que resultan de la depuración de las bebidas fermentadas, proceso que por el cual se obtienen mayores concentraciones de alcohol. En este grupo se encuentra el whisky, el vodka, la ginebra y el ron, oscilando entre 40º y 50º de alcohol.


¿Qué efectos produce el alcohol en tu cuerpo? El alcohol etílico es un producto extraño para el cuerpo humano, es tóxico e incluso puede ser fatal si se ingiere de manera desmedida; existen evidencias que asocian el uso excesivo de alcohol con un gran número de enfermedades como la demencia, la inflamación del páncreas (pancreatitis), enfermedades crónicas e incurables del hígado (cirrosis hepática), cánceres de cabeza y cuello, cáncer de páncreas y del hígado.

 

Al ingerir alcohol se producen efectos a corto, mediano y largo plazo. Si el consumo es frecuente, afecta gravemente las funciones cerebrales, principalmente las emociones, provoca cambios de humor, se altera el control de la motricidad, provocando mala pronunciación de las palabras, la capacidad de reacción es muy lenta y se pierde el equilibrio. Pueden causarse daños graves en las células cerebrales como también a los nervios periféricos, en ocasiones estos daños pueden ser permanentes.


El alcohol es considerado el responsable del 70% de los accidentes de tránsito fatales. Es decir, que dos de cada tres muertes por accidente de carro se pueden evitar si no se maneja cuando se ha tomado licor. ¿Cuántas bebidas puedo tomar sin que me salga positivo el “guarómetro”? Es muy variable.

 

Es preferible usar un conductor designado. A veces escucho muchachos tratando de aprender estrategias para evitar la detección de alcohol por este aparato. Pocos comportamientos más ingenuos o contraproducentes por decir lo menos, tratando de engañar ¿a quién?, ¿a un aparato?, cuando lo que está en juego es su vida y la de los que los acompañan y, peor aún, la de algún inocente que esté en la calle en ese momento. No solo es inmadurez, sino también irresponsabilidad.

 

Miguel Antonio Mayo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
@mayogastro

 

  • Visto: 409