Diabetes mellitus y dolor neuropático

El daño a los nervios producido por los niveles elevados de azúcar en la sangre de forma cronica recibe el nombre de neuropatía. El síntoma clave de la neuropatía diabética es la presentación de dolor.

El dolor diabético puede ser uno de los más intensos que se presentan en cualquier persona, ganándole en intensidad y deterioro de calidad de vida incluso al dolor que se presenta por algunas heridas y fracturas.

En el 90% de los casos el dolor neuropático diabético se presenta en las extremidades inferiores. Es un dolor que interfiere con las actividades habituales de las personas incluso sus horas de sueño puesto que suele presentarse en las madrugadas en forma de calambres o como un dolor continuo que no tiene un horario ni calendario establecido, pero cuya intensidad no permite ignorarlo como para poder descansar o dormir. Por tanto se convierte en un factor muy importante en el deterioro de la calidad de vida del paciente.

El dolor neuropático diabético es una de las causas de ansiedad depresión e insomnio más comunes. Se han desarrollado diversas escalas para tratar de cuantificar el deterioro al nivel de calidad de vida producido por el dolor, en casi todos estos estudios el dolor neuropático está dentro de los primeros lugares, compitiendo a menudo con el dolor del daño a los nervios producto de una infección herpética ya pasada o con el dolor de un cáncer avanzado.

Con frecuencia encontramos que el dolor de la neuropatía diabética se presenta con la sensación de ardor, de frío doloroso o frío excesivo cuando otras personas no se están quejando de esto, también en la forma de toques eléctricos o descargas eléctricas súbitas e inesperadas.

También puede acompañarse de sensación de hormigueo, alfileres o agujas que lo están afectando o por el contrario con una sensación de adormecimiento o entumecimiento y en algunas personas con picazón intensa o comezón en el área dolorosa.

En el examen podemos encontrar que el área dolorosa puede también manifestar alteraciones en la sensibilidad como poca sensación al tacto o a los pinchazos o al roce con el filamento de examen incluso el dolor puede incrementarse con el roce ligero de un cepillo de dientes muy suave o una tira de algodón.

Dr. Edgardo Gaitán
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Instagram: @doctorgaitan