Escala de valores

Andaba yo curioseando por la Feria del Libro de Panamá del año 2015 cuando me tropecé con una fila de no menos de cien personas. Pregunté si estaban regalando algo y me dijeron que no, que la fila era para comprar un libro sobre la vida de Pablo Escobar Gaviria escrita por un hijo suyo.

 

Ante tanto interés en conocer las hazañas de quien se hizo multimillonario vendiendo veneno para matar o dejar peor que muertos a millones de seres humanos, me picó la curiosidad de si alguien estaría interesado en conocer la vida de quienes han hecho lo contrario, que han salvado de la muerte a millones de semejantes.

Pregunté en la instalación que vendía el libro del narcotraficante si tenían la biografía de Alexander Fleming, descubridor de la penicilina, (no había) o de Manuel Patarroyo, colombiano como don Pablo que entre otros trabajos de inmunología descubrió una vacuna contra la malaria (ni sabían quién es).

Cuando regresé a mi casa, varios vecinos que saben mi afición a los libros, me preguntaron hasta qué hora estaba abierta la Feria.

El motivo era que querían ir a comprar la biografía del famoso sembrador de desgracias. Desde entonces he sabido que además de libros, Pablo Escobar tiene películas, series televisivas y otros medios de divulgación.

En Medellín hay un barrio y un museo con su nombre. Y por si fuera poco, también en Bogotá le muestran al viajero las armas y otros juguetitos de tan funesto personaje ¡en el Museo de la Policía! Me parece evidente que nuestra sociedad anda despistada en eso que llaman escala de valores.
* El autor es escritor.

Francisco Moreno
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

  • Visto: 775