¡Octubre, honor a quien honor merece!

Estamos en el mes de la Cintas Rosada y Azul que debe crear conciencia a la mayoría de la gente en cuanto a prevención y/o exámenes preventivos significa, así como para recordar aquellos amigos que hemos perdido y/o alentar a los que padecen o han logrado sobrepasar el flagelo del cáncer.

 

Sin embargo, me gustaría hacer énfasis en aquellas personas que dan el todo por el todo en harás de cuidar, salvar, atender, apoyar a los que padecen de cáncer.

Doctores que día a día ven a sus pacientes padecer una enfermedad que en un gran porcentaje se los lleva al otro mundo y que deben sufrir la desesperación de no poder salvar a quien tienen en frente.

En ocasiones ocasionándoles una gran depresión y que deben ser artífices de formas de Relax y Distracción para poder sobrevivir su tarea.

Enfermeras que, sin mostrar cansancio o depresión, atienden, entuban, suministran medicamentos y limpian heridas con cariño y especial cuidado a aquellos que sufren.

Voluntarias que día a día se presentan en los hospitales a dar aliento, a escuchar los sinsabores de los que padecen la enfermedad y que permiten a los enfermos sobrellevar los embates de los químicos que destrozan y merman el aliento de los que padecen tan indeseada y nefasta enfermedad.

En este mes de Conciencia al Cáncer, no me queda más que decirles: “Gracias por su Excelente labor, Dios los cuidé y los guie en el desenvolvimiento de sus funciones”
El autor es administrador de empresas.

Luis Solano
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

  • Visto: 409