George Orwell en el equipo de gobierno (II)

  • Miguel A. Espino Perigault
Miguel Antonio Espino Perigault |

Si  nuestros políticos no logran contactar al espíritu del escritor inglés, pueden volver a leer los dos libros que le dieron fama hace medio siglo, y que hoy día merecen el premio de oro por su acertada visión de la realidad. 

Por esto es que debemos consultar a George Orwell (escritor y periodista británico, 1903-1950).  Al releerlo o leerlo por primera vez, los jóvenes entenderán algo del loco mundo que nos trata de imponer el Nuevo Orden Mundial de las Naciones  Unidas (NOM). 

La recomendación para leer a Orwell es   muy especial para la distinguida  y culta señora ministra de Desarrollo Social, doña Michelle Muschett, quien ha demostrado una preocupación de especial género anormal  por la familia panameña, una medida que parece sacada del libro de Orwell.  

El otro caso es el de la doña Esmeralda Arosemena de Troitiño, que alcanzó un cargo en la  otrora honorable -pero hoy ideologizada -Corte Interamericana de Derechos Humanos, institución entregada a lo absurdo, adonde se llega ignorando y  burlándose de los   los valores que han conservado la verdad y la justicia de la cultura que cuyo corazón debe conservarse, que es lo que significa ser “conservador”.

Antes, cuando un compatriota alcanzaba puestos internacionales de alto perfil, podía el pueblo sentirse orgulloso. Hoy, con los nuevos géneros ideológicos de moda, no se puede estar seguro.
 

* El autor es periodista. 

 

Miguel A. Espino Perigault
[email protected]